Por peligrosos, menos del 15% de los presos tiene beneficios judiciales

La Justicia ajusta el régimen de salidas ante el reclamo de la gente.

Gustavo Arroyo - arroyog@lmneuquen.com.ar

Los beneficios a presos generaron en el último tiempo un gran debate y las posiciones van desde la “mano dura” a las garantistas. En este marco, hay números concretos y que echan un poco de luz sobre lo que está pasando en la región: si se pone el foco en la población carcelaria que depende de Cipolletti, menos de un 15 por ciento accede a salidas transitorias, libertad condicional y libertad asistida. Según fuentes penitenciarias, el número puede variar en forma mínima en el tiempo y se mantiene en una franja que tiene como piso el 10%.

En la actualidad, una veintena de presos tiene salidas de distinto tipo (laborales, visitas a familiares), otra veintena goza de regímenes de libertad condicional con estrictas pautas de conducta y, finalmente, no más de tres internos transitan el régimen de libertad asistida, o sea, están muy cerca de cumplir la totalidad de su condena.

Te puede interesar...

De acuerdo con las fuentes, el juzgado de Ejecución Penal 8 tiene bajo su responsabilidad 290 personas y que está alojada en penales provinciales como el 2 (General Roca) y el 5 (Cipolletti).

Más allá de que el responsable de la oficina judicial, Lucas Lizzi, exhibe una gran rigurosidad para otorgar beneficios, los presos tienen la posibilidad de recurrir sus decisiones ante otros magistrados de la Cuarta Circunscripción Judicial.

Uno de los casos recientes que sirve de ejemplo es el de Matías Valdebenito, quien permanece tras las rejas por el crimen de Joaquín Vinez. A pesar de varias negativas del Juzgado de Ejecución, el criminal consiguió su liberación tras apelaciones en otras instancias.

Uno de los criterios principales que aplica el Juzgado 8 es el otorgamiento de beneficios en la última fase que transita el preso antes de recibir su libertad y que es la denominada “de prueba”.

Recuadro-página-6-cipo.jpg

“Hay que tener coraje cívico y explicarle a la sociedad”

Además del pronunciamiento de instituciones como el Colegio de Abogados Alto Valle Oeste, que pidió un detalle completo de los beneficios que reciben los presos en la región y los criterios aplicados por los magistrados, se sumaron voces como las que representan al Instituto de Ciencias Penales y Forenses y que tiene entre sus integrantes al abogado cipoleño Claudio Romero.

Para el letrado, lo sucedido con Matías Valdebenito no es muy distinto al caso de Ramón Geldres, quien asesinó al comerciante Claudio Araya. “Hoy están discutiendo todos los estamentos porque están muy presionados por la comunidad. Los jueces tienen que explicar el porqué de sus decisiones, hay que tener coraje cívico”, destacó Romero.

El hombre del derecho se pronunció por no buscar chivos expiatorios y buscar cambios que involucren al conjunto de los organismos de los poderes Judicial, Ejecutivo y Legislativo.

Asimismo, Romero planteó que se debe empezar a trabajar de manera urgente en programas serios de rehabilitación en las cárceles y evitar que los presos reincidan y “salgan más violentos”.

Finalmente, el cipoleño apuntó que hay “jueces probos” y deben ser respaldados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario