El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
62% Hum
LMCipolletti

Pintaba para fiesta y terminó siendo un bajón

El Albinegro se imponía por goleada a los 27 minutos del primer tiempo. Brown se lo dio vuelta en menos de media hora.

Dos goles de Ortiz y uno de Vergara alimentaron la ilusión cipoleña por cortar la mala racha de visita que ya llega a los 7 encuentros.
 

Brown le propinó en Puerto Madryn un duro golpe a Cipolletti derrotándolo de manera histórica por la 16ª fecha en la zona Sur del Torneo Argentino A.
Si había algo que no estaba en el pedido de deseos albinegros para la carta de Papá Noel, sin dudas era perder un partido de visitante por 4 a 3, luego de ir ganando por tres de diferencia a los 27 minutos.
La primera parte fue para el infarto y la visita comenzó con todo ya que a los 5 minutos ganaba 2 a 0.
Poco después del minuto, Santiago Vergara tomó un rebote afuera del área y superó al arquero Sebastián Pereyra con un remate al palo derecho. La Banda sintió el impacto y el Albinegro pareció sentenciarlo por intermedio del juvenil Alejandro Ortiz tras otra intervención de Vergara, esta vez lanzando el centro por bajo desde su sector.
Era el momento ideal para los dirigidos por Rogger Morales, dominadores de todo y con buena circulación de la pelota. Brown no reaccionaba y cuando lo hizo fue con una pelea interna de propios jugadores a los 27, después que Ortiz estampara el 3 a 0 parcial, el segundo de su cuenta personal en la tarde inolvidable.
Sin embargo, el temido descuento llegó a los 36 para altear los ánimos y reimpulsar al dueño de casa. Diego Giménez capitalizó al máximo una de las primeras chances a favor de Brown que así volvió a un juego que tenía perdido.
En el final, el técnico Rogger Morales entendió vital la salida por lesión de Mariano Figueroa a los 33, en su lugar ingresó Jonathan Riffo como central y Damián Jara pasó de 4. Para el DT fue un impacto psicológico.
A cinco del descanso, Guillermo Ferreyra falló el cálculo en su intento por cortar un centro sin mayor riesgo y no hizo más que facilitarle la tarea a Gonzalo Parisi para un nuevo descuento que definitivamente planteó otro escenario.
 
Sucedió lo impensado
Y lo que parecía increíble después del gran arranque de Cipolletti terminó de consumar en el complemento, apenas comenzado, cuando nuevamente la pesadilla albinegra, Parisi encontró el tercero suyo que sirvió para estampar el 4 a 3 histórico para Brown.
Previo a eso, el técnico debutante Luis Murúa planteó en vestuarios un esquema con tres hombres en el fondo, con la salida de Claus Gold Betting por Jonathan Gallardo.
Aunque restaba tiempo para torcer el resultado, el ánimo visitante no alcanzó a sobreponerse a un golpe tan grande, consciente de la inmejorable chance que se había tenido por cortar una racha adversa que ya acumula 7 juegos consecutivos con derrotas de visitante para un Cipolletti que, aún así, continúa en zona de clasificación.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario