El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
16% Hum
LMCipolletti

Piedras Coloradas, una playa para la aventura

Se encuentra a cinco kilómetros de Las Grutas y ofrece una gran cantidad de propuestas.

Hay médanos donde se pueden practicar deportes como el sanboard y paradores que permiten degustar delicias marítimas.

Piedras Coloradas no solamente es arena, sol y mar. Esta playa, situada a unos cinco kilómetros al sur de Las Grutas, también ofrece otras alternativas que seducen sobre todo a aquellos que poseen espíritu aventurero.
La sola presencia de la formación rocosa que, como una escollera natural frenan el oleaje que llega manso a la costa, le da al lugar una característica peculiar.
Sus piezas, de múltiple tamaño e intenso color cobrizo (de allí el nombre del paraje), son una invitación para realizar –con la cautela debida por el riesgo de accidentes– emocionantes excursiones entre los peñascos.
No son pocos los que también se tienden sobre las piedras para aprovechar el reflejo y lograr un dorado más notorio o, por el contrario, para refugiarse en la sombra de sus laderas.
Un enorme médano que se levanta imponente frente al cordón se ha convertido con los años en una pista de “sandboard”, una disciplina deportiva emparentada con el snowboard, pero que en vez de la nieve, se practica sobre la arena. No hace falta contar con la tabla, ya que se pueden alquilar en un local comercial, de los varios que funcionan en el lugar con distintos servicios para los veraneantes.
Otra opción que se encuentra en este sitio es la pesca embarcada. El Concejo Deliberante de San Antonio aprobó previo al comienzo de la temporada un emprendimiento particular que precisamente, ofrece salidas de pesca en una lancha. Los timoneles llevan a sus embarcaciones hacia sectores puntuales, donde los ansiosos tripulantes pueden capturar salmones, meros y chuchos, entre otras especies. Una propuesta que también aparece en la Tercera Bajada.

Para leer y saborear
Hace ya algunos años que Piedras Coloradas dejó de ser un sitio elegido por los veraneantes que buscaban evitar el bullicio de las aglomeraciones. En su momento era el refugio de solitarios o de quienes preferían evadir miradas indiscretas, y también el lugar de partida y llegada de algunas lanchas de pesca artesanal.
Pero ahora, la gran cantidad de vehículos que suelen estacionarse en una amplia explanada de arena compactada muestran que se convirtió en un balneario popular.
A la vez, también multiplicó los servicios que se prestan. Hay una decena de comercios montados en paradores en su mayoría de madera, donde se pueden saborear pescados y mariscos recién capturados. El aroma que escapa de esos reductos vulnera cualquier resistencia impuesta por la necesidad de un régimen.
Sin embargo, una de las marcas registradas de esta playa es la biblioteca construida de adobe, donde los veraneantes pueden solicitar sin costo un libro para leer allí. La iniciativa la tomaron hace algunos años empleados de la biblioteca Luis Piedrabuena de Las Grutas.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario