"Pensé que me iba para el otro lado y no volvía más"

Lo contó Lautaro, que estuvo 38 días en coma tras una brutal golpiza.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- “Sentía que algo me llamaba, no sé si era para decirme que ya estaba o me llamaba para volver a despertar. Yo le peleaba. Me quería quedar de este lado”, confió Lautaro Bettini Speranza a LM Neuquén luego de pasar 38 días en coma. Además, expresó que no les guarda rencor a sus agresores, pero celebra la intervención de la Justicia.

Con una sonrisa y su sentido del humor intacto, cuesta imaginarse que dos meses atrás el joven de 20 años luchaba por su vida en una habitación del hospital Castro Rendón. Ahora, su objetivo es recibir el alta de la Clínica Madre Teresa en las próximas semanas y a partir de entonces recuperar su vida como era antes del 1° de enero.

El joven describió su internación en terapia intensiva como “una siesta de un mes”. Sin embargo, reconoció que hubo un punto crítico: “Estaba cerquita, es más, mientras dormía pensé que me iba al otro lado y que no volvía más”.

Despertar del coma no sólo significó volver a hacer de a poco cosas cotidianas como hablar y comer, sino también reconstruir lo que causó ese estado, porque él no recordaba nada. Con la mirada fija, Lautaro enumeró lo poco que se acuerda de esa noche: celebrar Año Nuevo con su familia, subirse a un taxi hasta el Neuquén Rugby Club, hacer una larga fila y entrar al predio.

Embed

Desde allí, todo lo que sabe es a partir de los relatos de sus amigos, de sus padres y de pequeñas imágenes que se le presentan. “A veces tengo recuerdos mientras duermo, muy cortitos, pero de a poco se va armando el rompecabezas de lo que pasó”.

Recién 38 días después de la agresión, Lautaro volvió a estar consciente por primera vez. En períodos cortos, el joven se despertó tres veces, aunque expresó que de las primeras dos no tiene recuerdos.

“La tercera la miré a mi mamá, no podía hablar y le quería pedir perdón, yo pensé que me había embriagado tanto que había terminado internado y ahí ella me contó que me habían pegado un piedrazo”, afirmó el joven y agregó que sus amigos le contaron que “después del piedrazo convulsionaba y cuando me subieron a la camilla hablaba y me tocaba la cabeza, pero de esas cosas no me acuerdo”.

A los pocos días de despertar, Lautaro pidió ver el video de la agresión. Así se enteró de que después de recibir el primer golpe, otro joven lo pateó en la cabeza.

Con sus 20 años, Lautaro está muy convencido de que quiere conseguir el alta médica pronto y recuperar la vida que llevaba antes de la golpiza. Por ahora, se propone metas a corto plazo y los resultados no tardan en aparecer.

En sus planes está volver a trabajar, terminar la secundaria, estudiar una carrera relacionada con la gastronomía y recuperar los momentos simples, como juntarse con amigos y poder compartir un asado.

Si bien es consciente de lo que atravesó, prefiere enfocarse en lo que está por venir. En todo momento, el joven deja entrever su agradecimiento tanto al cuerpo médico como a las personas que se preocuparon por él desde el principio: “Le agradezco muchísimo a la gente porque la verdad que yo zafé en parte por su ayuda, por sus oraciones. Me ayudaron mucho en todo sentido”.

Speranza

“Un tipo así no puede andar suelto en la calle”

En cuanto a la intervención de la Justicia en su caso, Lautaro se muestra satisfecho. Tras sufrir la agresión por la que dos jóvenes de 18 años fueron acusados como los autores, confió: “No siento bronca pero no sé si los perdoné. A mí me parece que un tipo que le pega a otro un piedrazo en la cabeza no puede andar suelto en la calle”.

Uno de los dos acusados recibió seis meses de preventiva y el otro está en libertad. Además, la Justicia estableció que el plazo de la investigación sea hasta el 4 de abril.

La golpiza por la que Lautaro resultó gravemente herido ocurrió a la salida de una fiesta por Año Nuevo en Neuquén Rugby Club. Alrededor de las 7:30, dos grandes grupos comenzaron a pelear en inmediaciones de San Martín al 6000. Desde el momento en que Lautaro intentó separar a otras dos personas, toda la agresión quedó grabada en el celular de una joven que también volvía de la fiesta y que tras hacerse viral, llegó a manos de la Justicia.

Allí puede verse que primero recibe un piedrazo y una vez en el suelo, otro joven le propina una patada en la cabeza. Newen Rodríguez fue identificado por la Justicia como quien le habría pegado con una piedra y por ello lo acusaron de tentativa de homicidio. El otro joven implicado es Daniel Morales, a quien acusaron de lesiones graves cometidas con alevosía.

Rodríguez se encuentra detenido desde el 4 de enero y a pesar de las reiteradas apelaciones, distintos tribunales ratificaron la decisión de que cumpla con los seis meses de preventiva.

73 días lleva detenido Newen Rodríguez

El joven fue acusado de tentativa de homicidio y recibió seis meses de preventiva por riesgo de fuga. En una de las audiencias, Rodríguez pidió disculpas a la familia de Lautaro y confió que se “arrepiente de todo”.

Del estado crítico a un milagro de vida en 46 días

01/01 La brutal agresión

Lautaro recibió un piedrazo y una patada en la cabeza a la salida de una fiesta. Cerca de las 8 de la mañana, ingresó al hospital Castro Rendón, donde permaneció en coma.

15/01 Estado crítico y oraciones

Tras dos semanas en coma, el cuadro de salud del joven se agravó al contraer neumonía y comenzó una cadena de oración.

07/02 Despertó por primera vez

Gracias al certero accionar del equipo médico, la salud de Lautaro evolucionó y 38 días después despertó del coma. Ingresó a terapia intermedia y comenzó a escribirles a sus papás.

15/02 Rehabilitación

Finalmente, luego de 46 días en el hospital, ingresó al Centro Madre Teresa para rehabilitarse y espera que en dos semanas pueda volver a su casa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario