Nuevos ataques de quemacoches generan pánico

Los casos se siguen repitiendo y crece la preocupación entre los vecinos.

Los quemacoches volvieron a atacar en la noche cipoleña, aunque en esta oportunidad no lograron completar su faena porque fueron espantados por vecinos que los sorprendieron in fraganti. De todas maneras, la situación parece estar saliéndose de control, ya que día por medio aparece algún caso nuevo y el miedo se expande como reguero de pólvora por la ciudad.

En la madrugada se dieron dos nuevos casos, que se supone fueron protagonizados por la misma persona. Los hechos ocurrieron con una diferencia de horario mínima, en la zona noreste, y la modalidad fue la misma de otras veces: tiraron botellas con nafta debajo de los vehículos seleccionados y esperaron que explotaran para finalmente verlos arder en llamas.

Te puede interesar...

Los ciudadanos, indignados y con un sentimiento de impotencia inmensurable, apodaron al vándalo “el loco quemaautos” y, si bien en esta oportunidad lograron espantarlo dejando su tarea por la mitad, no se explican cómo existe “tanta maldad” en la ciudad y expresaron su enojo a través de las redes sociales.

El primer intento del pirómano ocurrió a metros del cruce de las calles Brasil y Naciones Unidas, cuando una mujer lo vio con las manos en la masa mientras tiraba una botella con combustible. Atinó a gritar, mientras que el quemacoches salió corriendo a gran velocidad, perdiéndose en cuestión de segundos.

Pero a los pocos minutos protagonizó un nuevo hecho, esta vez en Naciones Unidas y Juan XXIII, a escasas cuadras del primer intento. Allí también fue visto por una vecina, pero la botella explotó y comenzó a prender fuego un Peugeot 307 que se encontraba estacionado en el lugar. Pese a los gritos y a que varios vecinos salieron para ver qué ocurría, el pirómano volvió a escapar, amparándose en la oscuridad de la noche.

“Vi que un muchacho, que estaba vestido de negro y con capucha, tenía en la mano una botella con fuego. La tiró abajo del auto y yo frené, ni lo pensé. Un conductor lo corrió”.Eliana. Testigo del último ataque a un vehículo

Lo vieron justo

Eliana, una de las vecinas testigo, contó a LM Cipolletti: “Eran las 5:30 de la madrugada y yo iba camino a la terminal a buscar a mi hija, cuando vi que un muchacho, que estaba vestido de negro y con capucha, tenía en la mano una botella con fuego. La tiró abajo del auto y yo frené, ni lo pensé. Por suerte también pararon dos autos más. Uno de los conductores intentó correrlo, el otro apagó las llamas y yo le avisé al dueño”.

La mujer confesó que en el momento, entre la desesperación y el miedo, no supo qué hacer pero que, afortunadamente, esta vez pudieron frustrar -a medias- el ataque.

“Ojalá que no pase más. La verdad es que creo que el chico este es de esa zona, se fue por Juan XIII y desapareció como si nada”, señaló.

No saben si es una persona, un grupo o varias las bandas de pirómanos

Las versiones e hipótesis en torno a los quemacoches que acechan las calles de la ciudad son varias. Una de ellas da cuenta de un grupo de pirómanos que sale a incendiar vehículos sólo por placer, sin víctimas preestablecidas, al azar. Existe otra versión que asegura que son diferentes grupos, que se drogan y que arman una suerte de competencia para ver quién quema más coches en un lapso determinado de tiempo. Mientras que la otra hipótesis es que se trata de “un loco” que actúa de manera solitaria y que siente placer al ver arder los vehículos.

Muchos de los casos se ubican en la misma zona de la ciudad, por lo que se cree que estarían, de una u otra manera, relacionados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario