Guadalberto luchó los últimos años de su vida para encontrar a su hijo, algo que nunca pudo concretar. Llevó a cabo huelgas de hambre, acampó en Choele Choel, se encadenó y nunca claudicó en busca de Daniel, al punto tal de descuidar su propia salud.

En noviembre del 2011 un grupo de policías sacó a su hijo de un boliche y nunca más se supo de él. El joven había llegado a Río Negro desde su Tartagal (Salta) natal para trabajar en la temporada de cosecha pero quiso organizar a sus compañeros para exigir mejoras en las condiciones laborales. Se cree que esto fue el desencadenante de su desaparición.

Guadalberto recorrió los 2171 kilómetros que separan Tartagal de Choele Choel una y otra vez, a pesar de las constantes malas noticias que recibía respecto a la investigación.

Ahora, en el juicio oral, se ventilaron algunas cuestiones que echan algo de luz sobre los hechos. El traslado de Daniel del boliche Macuba, el cambio de auto, los golpes y la posterior desaparición son algunos de esos datos que se conocieron en los tribunales roquenses. Allí, se juzga a siete efectivos de la Policía de Río Negro, acusados de privación ilegítima de la libertad y homicidio calificado.

Sin embargo, Guadalberto no sólo no se pudo reencontrar con su hijo, sino que se fue de este mundo sin justicia, sin ver condenados a los responsables de tamaño dolor, el peor que se le pueda infligir a un ser humano.

Sergio Heredia, el abogado de la familia Solano, fue el encargado de comunicar la triste noticia del fallecimiento de Guadalberto. Contó que el deceso ocurrió a las 7 de la mañana, en la capital salteña. “Tenía un problemita de una hernia en el estómago, pero yo vi que su situación no era la correcta, no lo vi bien. Mi ex esposa es médica, lo logramos derivar apenas llegamos a Salta. Lo operaron de urgencia antenoche a las 3 de la mañana de la hernia, estaba en terapia intensiva y su estado se agravó”, informó.

“Es todo muy reciente. Estamos muy tristes. Tuvimos que pelear hasta que recibió una atención de calidad. Se nos fue en pleno juicio, buscando justicia”, lamentó el abogado.

Por último, Heredia comentó: “Cuando viajábamos supe que no íbamos a volver más a Río Negro. Lo mató la Justicia y la inoperancia política”.

Peregrinar contra la impunidad

La desaparición

Daniel Solano desapareció el 5 de noviembre del 2011, en Choele Choel. La última vez que lo vieron con vida fue cuando la Policía se lo llevó de un boliche.

La Justicia nunca llegó

Guadalberto, papá de Daniel, movió cielo y tierra para encontrar a su hijo y para que se hiciera justicia. Sin embargo, murió antes sin paliativos que pudieran apaciguar su dolor.

LEÉ MÁS

Tras un problema estomacal, murió Gualberto Solano en una clínica de Tartagal

Comenzó el juicio contra policías por la desaparición de Daniel Solano

Se cumplieron 5 años de la desaparición de Daniel Solano

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario