Mujeres estafadas por el cajero automático

Retiraron dinero pero la máquina les dio un billete de $10 en lugar de uno de $500.

Hasta el domingo por la tarde las vecinas cipoleñas Ana y Sandra eran completas desconocidas que se encontraron, de casualidad, en el mismo lugar y a la misma hora. Ambas se acercaron a una de las sucursales del Banco Patagonia para retirar dinero y, pocos minutos después, fueron estafadas por un cajero automático.

Una de ellas retiró una suma total de $5 mil, pero entre los billetes de $500 se infiltró uno de $10. La segunda damnificada realizó dos extracciones de $4 mil cada una, y en la última sucedió lo mismo.

Ana Díaz, una trabajadora de 46 años, fue la primera en advertir la estafa una vez afuera del edificio ubicado en calle España 338. Si bien no contó el dinero cuando la máquina se lo entregó, tomó la decisión de volver para dejar constancia de lo sucedido. Allí se encontró con Sandra, quien se disponía a salir del lugar cuando se dio cuenta de que se había convertido en una víctima más.

La mujer observó, al subir a su camioneta, que entre los billetes de 500 había uno de 10. Volvió al cajero para hacer el reclamo y se encontró con otra mujer a la que le acababa de pasar lo mismo.

Para respaldarse, sacaron el dinero y lo mostraron ante las cámaras de seguridad, con el billete equivocado en el medio del fajo.

A su vez, intentaron comunicarse con el número de reclamos pero nadie contestó, mientras que la operadora del 0800 les pidió llamar más tarde. El lunes fueron juntas al banco, donde el jefe de mayor jerarquía les pidió, a través de una empleada, que realizaran la denuncia para corroborar el sobrante de plata.

Las mujeres se entrevistaron ayer con autoridades de la entidad crediticia y se quedaron un poco más tranquilas, porque les aseguraron que les darían el faltante, mientras que paralelamente iniciarán una investigación para determinar qué fue lo que pasó. Las damnificadas, en tanto, ya realizaron la denuncia en Defensa del Consumidor.

El único dato certero en el caso es que ambas fueron estafadas por 490 pesos y que ahora Ana es testigo de Sandra y viceversa. Una tiene el comprobante de la extracción y la otra la constancia del movimiento por la banca electrónica.

Las estafadas se conocieron en el cajero del banco Patagonia, donde ambas fueron estafadas y juntas pidieron respuestas.

$490 de menos recibieron las dos mujeres en el cajero.

La insólita situación ocurrió el domingo por la tarde. Las víctimas fueron a los cajeros del Banco Patagonia de calle España a retirar dinero y, con diferencia de unos minutos, fueron estafadas. A las dos les sucedió lo mismo. Entre los billetes de 500 pesos, la máquina les dio uno de $10, pero lo contabilizó como si fuera de $500.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario