Misterioso y violento ataque a un colegio

Un hombre ingresó al Fátima, causó destrozos y dejó sugestivos mensajes.

Esta semana, la institución católica Nuestra Señora de Fátima fue epicentro de un violento y misterioso hecho que generó preocupación en la comunidad educativa y también en la Policía de Río Negro.

El director del colegio, ubicado en la calle Sarmiento, en pleno centro, denunció el martes pasado que un desconocido ingresó al edificio durante la madrugada, sin que funcionara el sistema de seguridad, y generó una gran cantidad de destrozos. Pero lo más curioso de la situación fue que el autor del ataque –un hombre de alrededor de 30 años– se paró frente a las cámaras de seguridad y dejó un mensaje que aún no ha sido develado, ya que se trata de prueba en la investigación.

Te puede interesar...

Según informaron desde la Policía de Río Negro, el violento vándalo rompió una gran cantidad de vidrios, quemó la biblioteca y dejó un sugestivo mensaje ante las cámaras de seguridad. Creen que estaba bajo los efectos del alcohol u otra sustancia. No descartan que se trate de un ex alumno de la institución.

El insólito hecho ocurrió el martes de la semana pasada a la madrugada, pero se trató de mantener en el más estricto hermetismo por cuestiones que se desconocen. La Policía fue notificada del hecho recién a las 17.

Lo poco que se pudo saber fue que el vándalo habría ingresado por el techo para evitar que se activara la alarma del primer piso. Desde la Regional Quinta informaron que el hombre rompió los vidrios del laboratorio del establecimiento, prendió fuego una parte de la biblioteca y dejó inscripciones en varias paredes internas del edificio.

Tras revisar las filmaciones, lograron identificar a un hombre de al menos 30 años que, además de haber provocado un sinfín de destrozos, también les habló a las cámaras. El mensaje no se dio a conocer, como tampoco lo que decían las inscripciones.

30 años tendría el autor del ataque.

Ingresó el martes de la semana pasada al establecimiento sin que suene la alarma. Rompió vidrios del laboratorio, quemó parte de la biblioteca, realizó inscripciones en las paredes internas del edificio y dio un mensaje a las cámaras de seguridad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario