El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
50% Hum
LMCipolletti celular

"Me muero mamá": el grito de una nena a la que apuñalaron para robarle el celular

El hecho ocurrió este lunes a la madrugada, cuando la menor se dirigía a la estación de tren, para luego ir al colegio.

Una nena de 13 años fue herida de cinco puñaladas por dos delincuentes que la abordaron para robarle el teléfono celular cuando caminaba rumbo a la estación de tren para ir a la escuela, en un barrio del partido bonaerense de Florencio Varela, informaron este martes fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió a las 6:45 de este lunes, cuando la niña había salido de su casa ubicada en la calle 532 A entre las intersecciones de 527 y 529, del barrio Villa Argentina, del citado partido del sur del conurbano, para llegar a la estación de tren e ir a la escuela y fue atacada por dos delincuentes con un cuchillo.

Te puede interesar...

Según la denuncia radicada en la comisaría 2da. de Florencio Varela, la madre de la víctima contó que el ataque se produjo cuando su hija dobló en la esquina de su casa y fue abordada por dos ladrones que la apuñalaron cinco veces para robarle el celular.

Embed

La mujer, que estaba en la puerta de su vivienda, oyó los gritos desesperados de su hija y salió corriendo para ayudarla.

Al llegar a la esquina, la mujer vio a su hija tirada en el piso que, a gritos, le decía: "¡Me muero mamá, me muero!".

Gracias a la ayuda de los vecinos que llevaron a la nena de 13 años a la Unidad de Pronta Atención (UPA) de la zona, la víctima pudo ser atendida rápidamente.

Según las fuentes, la adolescente presentaba cinco cortes profundos en ambas piernas, uno de sus brazos, el abdomen y la cara, heridas que fueron suturadas, tras lo cual la paciente fue medicada y finalmente dada de alta entrando la noche de ayer.

La madre de la estudiante herida, Daisy Castillo, reclamó "más seguridad para todos los chicos que van a la escuela" y contó que su hija se está recuperando en su casa y "está medicada".

Embed

La mujer contó a TN que el barrio es "muy inseguro y oscuro" y que todos los días los vecinos pasan por esas situaciones. "No podemos vivir más así. La policía no puede entrar porque hay muchas zanjas. Ya no se puede vivir así. Estamos a casi siete cuadras de la estación y no es la primera vez que le roban a m i hija", declaró Castillo.

Sobre el episodio, confirmó que su hija fue abordada "para robarle el celular".

La causa judicial es llevada adelante por el fiscal Hernán Bustos Rivas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Florencio Varela, bajo la carátula de "tentativa de homicidio seguido de robo", ya que los autores del ataque lograron huir con el teléfono de la víctima.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario