Los presos se quedaron sin clases por la inundación

Por una laguna de aguas servidas, suspendieron las visitas de los docentes a la cárcel cipoleña.

El temporal que azotó hace un par de semanas la región se sigue haciendo sentir en el Penal 5 de Cipolletti, donde esta semana no hubo clases debido a los desbordes cloacales que impiden el normal funcionamiento en el edificio destinado a las actividades educativas, tanto en el nivel secundario (por la mañana) como primario en la tarde.

“Desde el viernes pasado los trabajadores de educación en contexto de encierro y nosotros como Unter Cipolletti presentamos el reclamo dado que hay una laguna de aguas servidas. Esto no se está solucionando, por eso desde el lunes no hay clases. Se les está privando del derecho a la educación a los internos del penal”, manifestaron desde la Unter.

“Nos preocupa porque no es la primera vez que se deben suspender las actividades escolares en el anexo, ya que las condiciones edilicias y pedagógicas no están garantizadas por parte del Ministerio de Educación”, sostuvo a su vez Pablo Krahulec, secretario general del gremio docente, luego de reunirse en la delegación cipoleña del CPE con Cristina Capurro, referente provincial de educación en contexto de encierro, el subdelegado Juan Villegas y 15 docentes que dictan clases en el anexo del CENS 15. Autoridades provinciales recorrieron la cárcel el jueves para observar la situación y también se habilitó un lugar para el trabajo administrativo de los docentes, para calmar los ánimos.

Martín Pedersen, delegado gremial de los docentes del penal, detalló: “Suponíamos en un principio que la laguna era agua de la lluvia que había quedado, pero el lunes el guardia de la entrada nos dijo que eran aguas servidas. Ese día el comisario Martínez planteó la suspensión de clases, facultad para la cual no está habilitado. Recién el martes Lorena Montovio (coordinadora de la delegación local del CPE) nos comunicó que las clases estaban suspendidas”.

“El problema fundamental que estamos planteando es que más allá de que haya clases o no, la laguna con aguas servidas está en una zona lindante a uno de los pabellones. Lo pibes están viviendo con un foco infeccioso. Además de que se vulnera su derecho a la educación, corren un riesgo importante de contraer una enfermedad. Estamos muy cerca de final de trimestre y obviamente no tenemos intenciones de perjudicar a los chicos, pero bajo estas circunstancias es muy difícil dar clases”, acotó.

Ante este panorama, desde la delegación de Educación resolvieron destinar un espacio exclusivo dentro del CENS 15, ubicado en calle Paraguay 1050, para que allí los docentes que se desempeñan en la cárcel cipoleña puedan realizar tareas de preparación de actividades educativas para cuando vuelvan a ver a los presos.

Riesgo: Los maestros cuestionaron la laguna de aguas servidas y el riesgo de infecciones.

Otro conflicto docente, ahora tras las rejas

El temporal dejó una gran laguna en las inmediaciones de la cárcel, que se mantuvo durante semanas. No era agua de lluvia acumulada, sino un desborde cloacal que no fue solucionado a tiempo.

Este lunes, ante la persistencia del problema, las autoridades del Penal 5 decidieron suspender actividades y, entre ellas, las clases. Los docentes aseguran que no tenían la facultad para tomar la decisión.

Ante la contingencia, Educación habilitó aulas del CENS 15, ubicado en calle Paraguay 1050, para que allí los docentes que se desempeñan en la cárcel cipoleña puedan realizar tareas de preparación de clases para cuando se reencuentren con los reclusos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario