Los Montecino logran abandonar la cárcel gracias a la tobillera

La causa por autos truchos se debilitó.

Las grandes causas penales que buscan esclarecer la compraventa de autos truchos o robados tienen, por distintas razones, un final poco feliz. En las últimas horas trascendió que los involucrados en el expediente que se abrió el 7 de diciembre del año pasado se encuentran en libertad, monitoreado apenas por una tobillera electrónica. Una de las personas que consiguió abandonar la cárcel hace una semana fue Pablo Montecino, precisaron fuentes allegadas a la investigación.

De esta forma, el hombre que permanecía preso en el Establecimiento de Ejecución Penal 5 de Cipolletti se sumó a su hermano Pedro Hernández, quien ya había sido beneficiado con la colocación del dispositivo electrónico debido a que sufre una lumbalgia crónica.

En cuanto a un tercer sospechoso, identificado como Juan Carlos Torres, en un primer momento había sido declarado prófugo, pero se presentó por voluntad propia en los tribunales de España y Urquiza y tras cumplir los trámites de rigor pudo retirarse a su casa.

Resta ubicar a un cuarto implicado, también familiar de los Montecino, que se encontraría en Chile de acuerdo con un registro de Migraciones.

El Ministerio Público Fiscal cipoleño tuvo que conformarse con una prórroga en la prisión preventiva de tres meses para los hermanos Montecino, quienes supuestamente van a ser monitoreados sin descanso a través de las tobilleras electrónicas.

Todavía no hay precisiones de lo que sucederá en la audiencia de control de acusación, previa al juicio oral, y si el fiscal Guillermo Merlo sostendrá la grave imputación de asociación ilícita o se limitará a un delito menor como estafas reiteradas.

Las fuentes reconocieron que las expectativas que generó el megaoperativo realizado el año pasado no son las mismas y que poco ayudan los antecedentes de otras causas similares, como la que encabezó el ex juez Santiago Márquez Gauna, que terminó con los implicados sobreseídos, además de tener que devolver casi una veintena de vehículos secuestrados.

De igual modo, la prórroga de la preventiva autorizada el lunes por el juez Marcelo Gómez abre la posibilidad a la fiscalía de consolidar el marco acusatorio.

--> Una asociación ilícita complicada

Las causas penales que se apoyan en el delito de asociación ilícita requieren de un sustento probatorio muy complejo que, efectivamente, debe demostrar la existencia de una organización delictiva.

Si la fiscalía cipoleña se limita a avanzar en una acusación por estafas, las penas que les recaerían a los implicados serían menores.

El expediente que involucra a los Montecino se abrió en diciembre tras varios allanamientos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario