La Policía desbarata venta de armas en la 2 de Febrero

Ofrecían pistolas, escopetas y municiones. También hallaron vehículos.

Gustavo Arroyo

Una vez más, la Policía tuvo que realizar un intenso despliegue en la toma 2 de Febrero de Cipolletti para secuestrar armas de fuego y vehículos robados. El trabajo se llevó a cabo ayer por la mañana y el resultado fue muy positivo. Un dato preocupante: el armamento se ofrecía a la venta a delincuentes y bandas de la región, según aseguraron fuentes allegadas a la investigación.

La labor policial se inició hace unas semanas con el seguimiento de personas sospechosas que confluían en distintos horarios en la toma 2 de Febrero, asentamiento pegado al barrio Anai Mapu. Entre los asistentes había delincuentes conocidos que gozan de libertad, y también extraños. Esta situación no dejó de llamar la atención y efectivos de la Brigada de Investigaciones empezaron a recolectar datos sobre los domicilios que frecuentaban, indicaron las fuentes.

Entre los comentarios que llegaron a oídos de los sabuesos de la Policía se destacaron unos que apuntaban al ofrecimiento de armas de fuego. Con esta sospecha, se les dio intervención a los funcionarios judiciales de turno y se esperó una posible orden de allanamiento. Tanto el Ministerio Público como el Juzgado de Instrucción consideraron oportuno avanzar en la investigación y dieron vía libre al trabajo de la Brigada. Pasadas las 8 de ayer, rodearon tres viviendas precarias y con órdenes de allanamiento procedieron a realizar una inspección del interior y exterior de las propiedades. En uno de los domicilios dieron con un Fiat Duna que tenía la numeración limada. A la hora de chequear los números de motor y chasis, pudieron establecer que el vehículo tenía un pedido de secuestro de una comisaría de Neuquén capital. Por otro lado, en una bolsa, se encontraba oculto un caño, con un dispositivo que le permite hacer disparos; justamente, el objeto de hierro estaba guardado con varios cartuchos calibre 12.

Al intensificar la búsqueda, se dio con una pistola de 9 milímetros y un cargador completo. El arma pertenecería a la Policía de la vecina provincia y se encontraba en manos de un hombre oriundo de Neuquén, que habría decidido instalarse en Cipolletti para pasar desapercibido, explicaron las fuentes.

Una toma utilizada como un aguantadero

De tres allanamientos que se hicieron ayer, dos fueron positivos y en estos casos se procedió a demorar a los ocupantes aunque estaba previsto que no pasen muchas horas tras las rejas, explicaron fuentes policiales. Uno de los detenidos es oriundo de Neuquén, con antecedentes policiales, y otro de Cipolletti, y en forma inicial sólo se les iniciarían cargos por la tenencia ilegal de armas y un posible encubrimiento por los vehículos de dudoso origen.

Además de la pistola, una tumbera y cartuchería, se secuestró una impecable y costosa escopeta Beretta que formaría parte del botín sustraído durante un asalto a una familia cipoleña.

En el presente año, la Brigada de Investigaciones de Cipolletti llevó a cabo importantes operativos con resultado satisfactorio en varias oportunidades. En lo que se refiere a la toma 2 de Febrero, se reiteraron los procedimientos por narcotráfico y ocultamiento de mercadería robada. La labor policial derivó en el secuestro de drogas, vehículos y armas de fuego.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario