La Muni no urbanizará las tierras de La Cascada

Tortoriello dijo que la Justicia debería desalojar la nueva toma.

“No queremos más tomas en Cipolletti”. Así, cortito y al pie, se expresó el intendente Aníbal Tortoriello en referencia La Cascada, la última toma que se gestó en esta ciudad, en el paraje Lalor, y que en pocos meses ya ocupó prácticamente la totalidad de las 17 hectáreas de una chacra.

Si bien su propietario, quien presentó a la Fiscalía documentación para acreditar la posesión sobre esas tierras, adelantó que no iba a pedir el desalojo, y el propio fiscal Gustavo Herrera descartó entonces esa posibilidad. Lo cierto es que el Municipio no avalará, bajo ningún punto de vista, que los vecinos y el dueño negocien una venta de tierras para que la chacra se convierta en un barrio.

“Nosotros no vamos a urbanizar un área que es rural. Está prohibido por ordenanza. Ni tenemos planificado hacerlo en el corto plazo. Por lo tanto, no autorizamos la venta que se pueda llegar a pactar entre los vecinos con el propietario”, sentenció el jefe comunal.

El Municipio no puede intervenir directamente para impedir la transacción, pero sí desconocer la urbanización, como ocurrió durante casi una década con el predio que Juventud y Desarrollo compró en la zona norte, en una chacra fuera de producción. La zona no era apta para la urbanización y la situación sólo cambió por la explosión de tomas alrededor de el loteo de Juyde.

En diálogo con LM Cipolletti, Tortoriello aclaró que el Municipio no puede pedir el desalojo ya que son terrenos privados y, por ende, eventualmente se lo tiene que solicitar a la Justicia el propietario. No obstante, dijo que ya le transmitió a la Fiscalía que el Municipio no quiere más tomas y busca la manera de evitar que tal ocupación se siga expandiendo.

Desalojo

“La fácil es que autoricemos la venta, pero no lo vamos a hacer. Será una opción para el propietario, pero para el Municipio es inviable. Nosotros queremos que la Justicia vaya y desaloje, tiene que avanzar en ese sentido”, aseguró Tortoriello.

De ser así, cualquier mesa de diálogo que se pudiera zanjar parece encaminarse tarde o temprano al fracaso, ya que lo que se negocie en algún momento tiene que contar con el respaldo del Municipio, y Tortoriello fue muy claro: “No queremos más tomas en Cipolletti”.

Distinta es la situación de los asentamientos irregulares preexistentes, que fueron considerados por la ordenanza de utilidad pública, sujeta a expropiación, aprobada el año pasado. En muchos de ellos, además, hubo un derrotero judicial que acumula varios pedidos de desalojo que no se ejecutaron, y los litigios, que llevan muchos años, en algunos casos, llegaron a un punto de no retorno, donde el Municipio accedió en el rol de intermediario a iniciar un proceso de negociación para la compra de las tierras.

El censo que realizaron las trabajadoras sociales en La Cascada echará luz sobre quienes la ocupan y de dónde vienen. Con esos datos, se podrá saber quién es quién y qué se puede hacer en cada caso. “Habrá que ver cómo se canaliza esta situación de otra manera”, indicó Tortoriello.

150

Las personas que ya fueron censadas como habitantes del lugar por el Municipio.

Pero, más allá de los resultados que arroje el relevamiento iniciado, advirtió que en La Cascada ya hubo una venta ilegal de terrenos, impulsada por el encargado de la chacra. “No fue que de golpe vino gente que no tiene de dónde vivir, acá hubo un pseudoloteo. Nosotros tenemos algunos elementos de prueba y acercaremos la información a la Fiscalía para que investigue”, concluyó.

Así, La Cascada estaría lejos de una solución al conflicto de tierras.

cipo-p02-2.jpg

--> Aseguran que siguen los pedidos de dinero

El drama del asentamiento La Cascada volvió a sumar un nuevo capítulo en su historia de amenazas y denuncias, razón por la que los vecinos aseguran que no pueden vislumbrar un final feliz y que, como si fuera poco, temen por sus vidas y las de sus hijos.

Según relató una mujer que fue echada de la toma y que aún mantiene contacto con las familias, la “jefa” del lugar -conocida como Doña María- continúa pidiendo dinero para realizar gastos innecesarios con destino dudoso, a pesar de haber llegado a un acuerdo con el dueño de las chacras.

“Ahora dice que tienen que juntar 500 pesos por familia para que un abogado represente al barrio porque dudan del hombre que asegura ser el titular de las tierras. A pesar de que dijeron haber llegado a un consenso, ella y su marido quieren convencer a la gente de que requieren de alguien que sepa de leyes para que no les tomen el pelo, pero nadie dice nada porque no quieren recibir un disparo en la cabeza”, sentenció la ex vecina de La Cascada a LM Cipolletti.

Por otra parte, contó que uno de los vecinos que cuestionó la necesidad de contratar a un profesional para controlar la situación no aparece por la zona desde hace varios días y creen que lo echaron. “Él no se opuso al monto, sino al hecho de que si se llegó a un acuerdo en buenos términos, no hay razón para pagarle a alguien más”, agregó.

Finalmente, destacó que intentaron hacer la denuncia en fiscalía en reiteradas ocasiones, pero que en ningún momento pudieron coincidir con el fiscal Gustavo Herrera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario