El clima en Cipolletti

icon
28° Temp
18% Hum
LMCipolletti hospital

Ida y Alfredo le ganaron al coronavirus

Tienen 83 y 84 años. Su alegría al recibir el alta se hizo viral en las redes sociales. Estuvieron internados en su casa por falta de camas en el hospital.

El coronavirus provoca gran temor en las familias de los pacientes, especialmente cuando son adultos mayores o tienen factores de riesgo. Ante la aparición de un caso se dispara el miedo, profundizado por las restricciones para visitar a los enfermos. Si los casos son dos y afectan a abuelos de 83 y 84 años, todo se potencia. Por eso, quizás, la foto de Ida y Alfredo se volvió viral. El primer abrazo luego de recibir el alta por parte de los médicos del hospital y sumarse a la lista de cipoleños que vencieron al COVID-19.

Fueron 18 largos días de cuidado extremo y preocupación permanente para los familiares del matrimonio del barrio Labraña. Sin lugar en el hospital, ambos quedaron internados en su casa, monitoreados por teléfono por personal del hospital, pero con sus familiares cercanos haciendo las veces de enfermeros.

Te puede interesar...

Zulema, una de las nietas del matrimonio, celebró la recuperación de Ida y Alfredo, y expresó: “Fueron días muy difíciles, principalmente cuando se les dio el diagnóstico a ellos”.

La familia presume que el contagio no se dio por contacto con personas del entorno, sino al concurrir a una clínica para realizarse un estudio médico “que no tenía nada que ver con el coronavirus”, relató Zulema a LU19.

El mayor número de contagios de COVID-19 se da en personas jóvenes, pero quienes sufren consecuencias más graves son adultos mayores, como el matrimonio. Zulema contó lo que se siente al recibir el diagnóstico. “Uno empieza a pensar en todos los factores de riesgo, como su edad, a partir de la información que tenemos (sobre la enfermedad). La verdad es que se hizo difícil, pero el personal del hospital estuvo muy atento, con recomendaciones”.

Los abuelos tuvieron internación domiciliaria porque “el sistema estaba colapsado”. “Entonces nos pidieron hacer todo lo posible para que ellos no necesitaran internación en el hospital. Teníamos que respetar los protocolos sanitarios, hacer que se nebulizaran y cumplir con los horarios de los remedios”, contó Zulema.

Cuando empezaron a sentirse mejor, comenzaron a pasar tiempo juntos, ya que al principio de la enfermedad tenían horarios diferentes para las comidas y el descanso. “Cuando les dieron el alta fue muy emotivo para todos, incluso para ellos, que se dieron ese abrazo”, expresó su nieta.

Los síntomas que tuvieron

Ida y Alfredo, por fortuna, atravesaron la enfermedad sin graves consecuencias. Sin embargo, sí presentaron síntomas poco habituales, especialmente en el caso de la abuela. Ida no tuvo tos ni dolores musculares, dos de los síntomas más comunes. En su caso, el coronavirus coincidió con alteraciones en el sistema nervioso. “Durante varios días no nos reconocía. Los primeros días fueron caóticos”, contó Zulema, una de sus nietas, quien recomendó a los familiares de abuelos con COVID-19 que estén atentos para adaptarse a esa situación.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.8823529411765% Me interesa
94.117647058824% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario