Con 17 años comenzó a ser goleador en La Visera y sonó para cosas importantes, pero la vida lo puso ayer, a los 32, al frente de un plantel golpeado y al borde del descenso.

Sus hechos siguen marcados por un vértigo muy particular. Esta misma temporada la inició como ayudante de campo de Henry Homann y lo encontró en el banco principal junto a Oscar Padua y Bruno Weisser en el epílogo.

Su madurez no deja de sorprender. A minutos de haber salvado la categoría, evitó el protagonismo y aseguró: “Este club es demasiado grande. Ahora es tiempo de tomar decisiones y todos tenemos que ser muy responsables con eso”.

Embed

¿Eso quiere decir que no te gustaría continuar?

Un deseo sería tener la chance de llegar juntos hasta el partido de Copa. Pero lo que viene después es otra cosa. Soy joven, tengo que aprender. Seré el primero en decir que no si entiendo que es el momento de otra persona. Seguiré en mi trabajo, que es la local y tercera división.

¿Significa que entenderías si te dijeran que no?

Por supuesto. Acá sonaron las alarmas del club y éramos nosotros los que estábamos. Mi trabajo es la primera local y la tercera. Ahí es donde estaba hasta que se generó esta situación.

¿Qué es esta victoria para el club?

Un desahogo. Tranquilidad. Pero no tenemos nada para festejar. Arrancamos con otra expectativa, se reforzó al equipo para eso.

¿Y qué explicación encontrás?

Creo que el partido por Copa ante San Lorenzo nos relajó y cuando quisimos apretar los dientes no tuvimos la suerte necesaria. Quedar afuera de la clasificación a la ronda campeonato fue un golpe muy duro para estos jugadores.

¿Por qué?

Y quedarnos afuera hizo que el cuerpo técnico renunciara, cambió todo en ese momento. Sobre todo porque creíamos de verdad que había plantel para lograrlo y fue la primera frustración colectiva.

Le pediste al hincha que estuviera y hoy respondió. ¿Te sentiste escuchado?

No sé si es por mí. Creo que el hincha se dio cuenta de que en esto estábamos todos juntos. Yo, el Loco Padua (Oscar), Bruno (Weisser). Era un partido por el descenso y llenaron la cancha. Tenemos mucho que agradecerles a ellos.

¿Cómo sigue ahora la planificación?

Mañana (por hoy) será un día de descanso para los jugadores y el martes hablaremos con todos. Con los dirigentes no quisimos ir más allá de estos dos partidos, fueron pocas semanas pero muy intensas.

“Acá sonaron las alarmas y éramos nosotros los que estábamos. La gente se dio cuenta de que en esto estábamos todos juntos para no descender”.Germán Alecha. Ex goleador albinegro y actual DT con sólo 32 años

Embed

Ya lo había vivido como jugador

Germán Alecha en su versión Tortugón, cuando vestía la 9 albinegra, ya había vivido una situación similar con el tema de la permanencia en el viejo Argentino A.

En el 2013 marcó un gol clave para mantener la categoría como visitante en cancha de Brown de Puerto Madryn. Ese día fue empate y el conjunto que por entonces conducía Domingo Perilli cumplía con el objetivo.

Ayer, al frente del cuerpo técnico que completaron Oscar Padua y Bruno Weisser para los últimos dos partidos de esta instancia, repitió como entrenador.

Dos momentos trascendentes que elevan su figura entre los hinchas, como un hombre de la casa que a partir de hoy volverá a trabajar con los juveniles de la primera local y tercera división en la Liga Deportiva Confluencia.

Igual, el deseo de todos los que trabajan en la institución es no tener que volver a pasar por una circunstancia como esta. Ahora, con la chance de recibir la invitación para un nuevo Nacional B habrá que reestructurar toda una plantilla que, en líneas generales, parece haberse despedido en el partido de ayer.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario