El clima en Cipolletti

icon
33° Temp
17% Hum
LMCipolletti

Festejo multicolor de la solidaridad

El Hogar de María celebró una década destinada a crear oportunidades para los más pequeños, basadas en el amor, la comprensión y la contención. La Bufona Carpocapsa repartió su alegría.

Niños cipoleños que se encuentran en situación vulnerable cuentan con un espacio gracias al compromiso de los integrantes de la organización.
 
Suelta de globos, baile, torta, murga y emociones, el Hogar de María no se privó de nada para celebrar su primera década de amor y confianza en el ser humano. También, participó del evento el intendente Alberto Weretilneck.
Con emoción en su voz, la directora de la organización, María Angélica Pizzorno manifestó: “Fue más de lo que esperábamos, porque nos emocionamos, nos reímos, fue una mezcla de emociones. Fue todo lindo, vimos a chicos que habían pasado por el hogar que crecieron bien, alegres. También vinieron a visitar algunos voluntarios que hacía tiempo no venían”. Con esta frase resumió lo que aconteció en la tarde ayer, cuando en la sede de La Esmeralda 1.830, se reunió el pasado y el presente de la entidad.
El Hogar de María da cobijo a niños de 3 a 13 años que pertenecen a familias humildes cuyos padres trabajan o buscan trabajo. De lunes a vienes de 8 a 17, su puertas permanecen abiertas para dar una oportunidad a estos pequeños.
Ayer, los frutos del Hogar se hicieron presentes. “Vinieron chicos que egresaron de acá, algunos vinieron con sus hijos chiquitos. Fue muy emocionante. Además, nos contaron lo que se acordaban y tienen buenos recuerdos del lugar”, relató Pizzorno. Sobre el desarrollo de la organización, la directora afirmó: “Es como si fuera mi hijo, Dios dirá si di todo el amor que hace falta. Pero lo que veo es muy lindo”.
 
Sorpresa
Si bien se podían escuchar a lo lejos los tambores, pocos niños esperaban que la alegría estallara ante sus ojos. Alrededor de 50 miembros de la murga La Bufona Carpocapsa se prestaron para compartir con los responsables de diez años de esperanza, la tarde de ayer.
Ocultos en el Parque Norte, los miembros de la agrupación esperaban ansiosos la suelta de globos. Una señal que les indicaba que podían hacer su ingreso, y con ello dar inicio a la fiesta programada.
La invitación había llegado hace tres semana y, fiel a su objetivo de “compartir la alegría”, La Bufona dio un “sí” contundente y estuvo la tarde de ayer, junto con los integrantes del Hogar de María. “Nosotros somos así, a los cumpleaños vamos si nos pagan”, afirmó entre risas José Berrud, director de la murga, “pero a eventos como estos vamos gratis. La verdad es que a nosotros nos importa que los chicos de La Bufona sepan que existe este tipo de organizaciones”.
Berrud se mostró interesado por la actividad de contención que realiza la organización agasajada, sobre todo porque se sostienen gracias a la colaboración y compromiso que reciben de la comunidad.

Dejá tu comentario