Exportaciones, en picada

La caída es constante desde hace años, pero a partir del 2014 se volvió muy brusca.

El Centro Regional Patagonia Norte del Senasa le puso cifras a la preocupación de chacareros y exportadores: en 2017 la exportación de peras y manzanas tocó fondo. La venta de peras al exterior bajó un 16% en comparación con el año anterior, mientras que a la comercialización de manzanas le fue peor, con una caída interanual del 20%.

La preocupación en el sector no es sólo por los números, sino porque se trata de un síntoma. La caída es constante desde hace años, pero a partir del 2014 se volvió muy brusca. Las exportaciones de peras bajaron un 36% y las de manzanas se desplomaron un 50%. La situación no es coyuntural ni obedece a cuestiones climáticas. El Alto Valle fue reemplazado por otros países productores, con Chile y Sudáfrica como grandes actores.

Te puede interesar...

De acuerdo con los informes del Senasa, entre 2014 y 2017 la exportación de la exportación de peras cayó un 36% con destino a Alemania; 35% a Italia; 34% a Holanda; un 26% a Estados Unidos y un 8% a Brasil. Y en manzanas, Brasil cayó en un 45%; Dinamarca, 30%; Noruega, 29%; Rusia, 10% y Estados Unidos, 9%.

El tipo de cambio, los costos de producción y la sanidad fueron factores clave para que la región ya no pueda colocar su fruta en el extranjero. “Perdimos el mercado de Brasil”, les reconoció el ministro de Producción, Alberto Diomedi, a los chacareros en la reunión realizada hace algunos días en la sede de Fruticultura.

En el sector empresario aseguran que este año habrá un repunte, aunque son muy cautos en cuanto a las cifras. Confían en que habrá más cantidad de fruta de calidad, a pesar de que la cosecha será menor en cuanto a kilos producidos por el impacto de las tormentas de granizo. El optimismo no obedece a una mejoría en las condiciones internas, sino a una devaluación del dólar respecto del euro que es beneficiosa para el sector. Y en Europa estiman una producción menor al 2017, lo que generará más demanda.

De igual forma, los competidores del Valle siguen estando mejor posicionados. De hecho, la pérdida del mercado brasileño a la que aludió Diomedi se debe justamente al precio. Las manzanas chilenas deben hacer un recorrido mucho más largo hasta las góndolas, pero igual resultan más baratas. Algo que los chacareros valletanos sufrieron como el peor síntoma de su crisis, al encontrar fruta trasandina en supermercados regionales.

Brasil: El principal destino de la fruta ya no es tal. “Perdimos el mercado”, dijo Diomedi.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario