En La Cascada se organizan para comprar las tierras

Forman una junta vecinal para negociar con el dueño de la chacra.

Los vecinos de la toma La Cascada se organizan para llegar, algún día, a ser los dueños de las tierras que ocuparon. Armaron una junta vecinal, conformada por doce personas, y están dispuestos a negociar la compra de los lotes en una mesa de diálogo que impulsa la Fiscalía, con participación del propietario de la chacra y su abogado.

“Estamos dispuestos a pagar, pero el propietario tiene que presentar toda la documentación en regla”, sostuvo Víctor Hugo Nahuelpan, uno de los integrantes. Y agregó: “Accederemos al pago de una cuota social por mes, una cuota que todos puedan pagar, porque hay mucha gente que no tiene trabajo estable y que, en estos momentos, está construyendo su casa”.

La junta vecinal convocará a una asamblea popular para decidir qué abogado los representará legalmente en la negociación. Mientras tanto, dicen que van a colaborar con el fiscal Gustavo Herrera, quien conduce la mesa de diálogo, y también con el Municipio.

Nahuelpan sostuvo que la prioridad la tienen familias de Cipolletti que necesitan encontrar una solución habitacional. “Queremos que esta toma sea distinta, y por eso estamos dispuestos a pagar y nos organizamos como un barrio. Ya juntamos plata para comprar cables, pusimos postes de luz y armamos un mapa para marcar calles y lotes. Todo a pulmón. Ahora necesitamos hablar con Edersa para colocar transformadores y medidores”, dijo Nahuelpan.

En cuanto al suministro de agua, se sabe que viene de la red y que hicieron canales para abastecer a los vecinos. “Tenemos que hablar con Aguas Rionegrinas para terminar la conexión”, acotó el vecino.

Reconoció, además, que hubo gente que especuló con la venta de terrenos, pero aseguró que ya fueron interceptados, hicieron que devuelvan el dinero y reasignaron los lotes a otras familias que realmente tienen necesidad de acceder a la tierra y a una vivienda.

“Queremos que esta toma sea distinta y por eso estamos dispuestos a pagar, si la documentación está en regla, y nos organizamos como un barrio”, dijo Víctor Nahuelpan, vecino de La Cascada y miembro de la junta vecinal

17 hectáreas tiene la chacra ocupada.

La toma queda cerca del paraje Lalor, en una chacra que estaba fuera de producción. El 80% del terreno ya fue subdividido en lotes, por lo que el dueño considera imposible recuperarlo.

El dueño del lugar desistió de pedir el desalojo y la Fiscalía impulsó una mesa de mediación para acordar el pago.

Aún hay divisiones y temor por la violencia

En la toma La Cascada ya no hay temor a un desalojo, pero sí por la violencia interna. Los vecinos aseguran que aún hay amenazas y ataques contra los habitantes del sector que no cumplen con las normas impuestas por la familia que encabezó la toma de las tierras.

Aseguran que el uso de armas de fuego para amedrentarlos es cosa de todos los días y nadie se salva de las amenazas si cuestiona los pedidos de dinero o el destino de los fondos.

También fueron públicos los enfrentamientos para echar a familias del lugar. En algunos casos, porque no ocuparon los lotes, en otros porque quisieron venderlos y, en el más polémico, porque los que buscaban lugar eran paraguayos y sólo permiten argentinos.

Desde la Justicia, en tanto, aseguran que no hay denuncias, aunque están al tanto de hechos violentos ocurridos en La Cascada.

Otro síntoma de la grieta interna es la conformación de la junta vecinal. Los organizadores de la agrupación que negociará la compra de las tierras con el propietario y la Justicia aseguraron que doña María, la mujer que lidera el asentamiento, quedó fuera de la junta. Igual, habrá una asamblea en la que podría incorporarse.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario