En Costa Norte duermen con un ojo abierto por miedo a los robos

Los robos en Costa Norte se repiten todos los días. Vecinos piden un destacamento policial.

La inseguridad no distingue barrios, pero hay zonas más calientes en la ciudad y una de ellas es la costa del río Neuquén, sobre todo el barrio Costa Norte, donde los robos, muchas veces violentos, son moneda corriente. También son corrientes los ingresos de los patrulleros en busca de algún malviviente, porque utilizan viviendas de la zona como guaridas.

Esta situación pone en alarma a los vecinos del barrio, que deben convivir con bandas delictivas pegadas a sus casas. Aseguran que duermen con un ojo abierto, atemorizados por una ola de robos que se intensificó durante las últimas semanas.

Uno de los factores a los cuales atribuyen el incremento de la inseguridad es el mal funcionamiento del alumbrado público, lo que genera una boca de lobo en la que es fácil escabullirse.

Son muchos los que denuncian pero pocos los que se animan a dar sus nombres por temor a que los delincuentes quieran vengarse por verse expuestos. Uno de los jóvenes que viven en el sector, quien prefirió mantenerse en el anonimato, contó a LM Cipolletti que en el plazo de una semana él y sus allegados sufrieron varios robos.

“Hace unos días le quisieron robar al dueño de un almacén que, por suerte, atiende desde una ventana y el resto lo tiene cerrado por precaución. Le pidieron plata pero como él se negó y no podían ingresar, se pusieron muy violentos. A mi vecino de enfrente también le entraron y a mí me quisieron barretear la puerta este fin de semana. No puedo dejar la casa sola porque cuando lo hago, pasan estas cosas”, relató indignado el vecino.

Los delincuentes destrozaron las luminarias públicas en ese sector y roban todas las noches con total impunidad. Crece el miedo.

Además, señaló que el alumbrado público de la calle principal del barrio no funciona hace bastante tiempo. Creen que rompieron la luminaria a propósito para poder perpetrar los robos de manera más ágil y sin ser identificados.

A su vez, afirmó que -si bien ven a los patrulleros recorrer el sector con asiduidad-, les gustaría “un poco más de presencia policial para sentir más seguridad”.

“Esto de noche es la boca del lobo, usan la oscuridad para salir a hacer lo que quieren. El otro día le quisieron robar al almacenero y se pusieron muy violentos”. Vecino. Víctima de muchos robos

El joven contó que el primer día que se mudó a Costa Norte le robaron su moto y que ahora teme por la seguridad de su familia, razón por la cual se niega a salir o dejar su hogar sin resguardo.

Desde hace unos meses los vecinos ya vienen pidiendo un destacamento policial permanente, porque los delincuentes ya habían adoptado métodos “novedosos” para entrar a las viviendas, como arrojar piedras a los techos para comprobar si había alguien en el interior o no, entre otros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario