El nuevo perfil de los ladrones del Alto Valle

Se especializan por tareas, integran bandas organizadas y atacan en Cipolletti y Neuquén.

Para los fiscales de Cipolletti y Neuquén, los delincuentes apuestan a especializarse en una modalidad delictiva para tener ventaja sobre la Policía. Por eso, para combatir este flagelo, es clave el intercambio de información entre las provincias. En la actualidad, aspiran a conformar una base de datos en común para agilizar las investigaciones.

Armar bandas en las que cada miembro tenga muy en claro su rol y su tarea es la manera en la que los delincuentes se aggiornan a estos tiempos para dar golpes más certeros. Es así como se especializan en tareas de inteligencia, uso de herramientas, desactivación de alarmas y distintos ardides para evitar ser atrapados.

Te puede interesar...

Delincuentes sin fronteras

“Tenemos muchos delitos en común vinculados a los robos y hurtos. Vemos varios fenómenos que replican de Río Negro en Neuquén y viceversa”, explicó el fiscal neuquino Maximiliano Breide Obeid.

Entre las modalidades más comunes están el robo de autos, las mecheras, los cuentos del tío y otras más complejas y especializadas como los boquetes y las entraderas.

De hecho, en Cipolletti se aguarda el fallo contra la megabanda liderada por José “Chiqui” Forno, que estaba integrada por delincuentes de todo el Alto Valle.

La megabanda tiene en su haber unos 17 golpes bajo la modalidad boquete y entradera. Previo a esta organización, en Neuquén se juzgó a la banda Vip que realizó violentas entraderas en ambas provincias.

“Esto nos da la pauta de que las fronteras para ellos no existen y se producen estos fenómenos de bandas tendientes a mejorar sus golpes, y nosotros con la dificultad de tener que afrontar el crimen organizado”, analizó el fiscal cipoleño Santiago Márquez Gauna.

Actualmente han observado que hay algunos delincuentes que se especializan en una modalidad y esto les da una ventaja sobre la Justicia. “La intención es combatir el delito de manera conjunta y, muchas veces, en el intercambio de información con las provincias vecinas podemos determinar cómo se relacionan”, detalló Márquez Gauna.

Una de las formas para combatir el flagelo es justamente el intercambio de información. De ahí que en la actualidad tienen como norte armar una base de datos conjunta para agilizar las investigaciones. Esta misma labor, el intercambio de información, la hacen las policías desde hace tiempo, pero nunca la tuvieron aceitada del todo. En la actualidad, algunos jefes policiales de las fuerzas de ambas provincias mantienen comunicaciones informales para tratar de agilizar las pesquisas.

Los fiscales regionales confeccionarán un registro único de delincuentes

El desafío de los fiscales de ambas provincias es confeccionar un registro de delincuentes para poder agilizar las investigaciones. Mientras tanto, intercambian información y se valen del Registro Nacional de Reincidencia para que aquellos que delinquen en ambas provincias puedan recibir mayores penas. “Siempre estuvo el Registro Nacional de Reincidencia, donde consultás y surgen todos los antecedentes condenatorios que tenga la persona detenida. Ahora se está trabajando entre todos los ministerios públicos de la región con los criterios de oportunidad, que tiene que ver con la reparación del daño o una mediación dados los delitos en los que roban cosas sin importancia. En esos registros que tenemos a nivel local podemos chequear con las otras provincias si ya tuvo alguno de estos criterios, como por ejemplo las mecheras, y esto se utiliza como antecedente a la hora de pedir alguna pena”, explicó el fiscal neuquino Maximiliano Breide Obeid.

LEÉ MÁS

Susto sobre la Ruta 151: dos camiones perdieron el control y despistaron

Desesperada búsqueda de un abuelo roquense

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario