El clima en Cipolletti

icon
Temp
84% Hum
LMCipolletti Luis Medero

"El equipo va acumulando sus propios méritos"

Medero, la aparición goleadora de Rikemberg y un equipo en buena racha.

El 9 de julio, Cipolletti iniciaba el partido en San Juan contra Peñarol en zona de descenso directa y sólo 12 días después la misma tabla de la zona Sur lo muestra de regreso entre los 8 equipos que avanzarían a la segunda ronda del Federal A.

La victoria de ese mediodía en Cuyo fue, en realidad, el segundo paso de una racha de 4 partidos sin derrotas (comenzó en La Pampa con el 0 a 0). Joaquín Rikemberg fue titular como media punta y marcó uno de los dos goles con que los rionegrinos se terminaron imponiendo, cortando una racha de 9 presentaciones fuera de La Visera sin sumar de a tres.

Te puede interesar...

La partida intempestiva de Gustavo Britos lo movió de alguna manera a Luis Medero a apostar por una de las caras nuevas del invierno como un media punta, con la obligación de llegar y pisar el área rival, acompañando al 9 de área que desde entonces tampoco fue el mismo. “El técnico me pide eso, cuando el delantero sale de la zona, tengo que llegar por sorpresa. Haciendo eso, se me está dando el gol”, explicó el proveniente de Villa Dálmine.

Es una de las variantes que el nuevo entrenador ha encontrado en su incipiente camino de 7 partidos, trayecto en el que ha cambiado mucho de nombres, pero no de esquema. “De a poco el equipo va acumulando sus méritos. Yo creo que 4 partidos sumando dejan de ser casualidad y van mostrando cosas positivas”, expresó el propio Medero.

En la búsqueda

Durante el trayecto, Cipolletti cambió el arquero, Lucas Chacana se adueño del carril izquiero y Fernando Pettineroli del derecho. Maximiliano Fornari, relegado, también partió del plantel, y en el círculo central se tornó indiscutible Ezequiel Ávila. El de Cinco Saltos ha compartido más con Javier Fernández que con Brian Meza, otra de las grandes sorpresas que decidió Medero, aunque el rosarino recupera terreno lentamente.

Y el otro gran contraste con la primera parte de la temporada, bajo la conducción de Germán Alecha, es que del fondo no salió nunca más el capitán Manuel Berra. El neuquino de 40 años jugó los 7 partidos de la nueva era y su voz de mando ha sido determinante.

“El plantel es corto, pero se quedaron los que tenían ganas de estar. A partir de ahí creció la competencia interna y todos saben que la rotación va a existir porque así es este torneo. Estas semanas de tres partidos no permiten mucho más que recuperar físicamente y repasar algunas cosas”, sentenció Medero con la calma y el hablar pausado que lo caracterizó desde el primer día en los entrenamientos.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario