Detienen a pibes chorros tras un robo a un comercio

De los seis que entraron, cayeron tres. Dos tienen 16 años y el restante, 13.

Hace diez días había sufrido un hecho de inseguridad y ayer le volvió a pasar. Carina, la dueña del comercio robado, cree que son los mismos pibes. “No tengo dudas”, aseveró. Porque ingresaron de la misma manera, destrozando las rejas y la puerta de acceso. La primera vez rompieron la alarma y la dueña no alcanzó a arreglarla, por lo que al regresar contaron con esa ventaja. “La tenían clara, sabían qué se iban a encontrar y esta vez se organizaron mejor”, sostuvo la damnificada en diálogo con LM Cipolletti.

Cuando ayer por la madrugada la notificaron del robo ocurrido en la calle Brentana al 602, fue hasta el lugar y advirtió que tres de los seis delincuentes que habían ingresado a su local se encontraban detenidos. Eran todos menores de edad, de entre 13 y 16 años. Indignada, fue hasta la comisaría a radicar la denuncia policial, y mientras respondía las preguntas del oficial, pudo observar que los padres de los adolescentes que le habían robado ya se encontraban en la unidad para retirarlos. Eran cerca de las 4 de la madrugada.

“Esta Justicia que tenemos es indignante. Su trámite fue más rápido que el mío. Salieron más rápido que yo de la comisaría”, sostuvo indignada la mujer.

El robo ocurrió ayer a la 1:10, en un comercio que vende ropa, perfumes y regalería. Seis sujetos que se movilizaban en moto lograron romper la reja del local y abrir la puerta. Una vez adentro, manotearon distintas prendas de vestir, billeteras y otros artículos en exhibición. “Me rompieron perfumes y me dieron vuelta todo el negocio”, acotó la dueña.

Pero el llamado de un vecino alertó rápidamente a la Policía y, tras una persecución, tres de ellos no tuvieron escapatoria, mientras el resto iba arrojando en el camino todas las cosas que habían robado. La víctima dijo que esos elementos ya no sirven para nada por el estado en que quedaron.

La primera vez que le robaron tuvieron poco tiempo de hacerse de un botín porque un vecino los vio y les gritó, ahuyentándolos del lugar. Entonces, sólo se llevaron ropa de un maniquí.

Los ladrones atrapados tienen entre 16 y 13 años. Al notar la presencia policial, se bajaron del rodado, lo dejaron tirado en la calle y salieron corriendo, pero fueron alcanzados por el personal y detenidos, según informaron fuentes policiales.

Dos de ellos tienen 16 años, mientras que el menor es cipoleño y tiene tan sólo 13. Entre los objetos que llevaban había ropa de mujer y perfumes, los cuales fueron entregados a la dueña del local y los reconoció. Los tres fueron entregados a sus padres y la Justicia solicitó la intervención de Promoción Familiar.

6 ladrones entraron al comercio.

Tres de ellos fueron detenidos, mientras que los restantes lograron darse a la fuga. Los que cayeron fueron entregados a sus padres porque son menores de edad.

Dueños de negocios alertaron de una banda que usa a menores de edad

Comerciantes cipoleños denunciaron hace una semana que habían detectado, gracias a testimonios y al registro de varias cámaras de seguridad, que hay una banda de delincuentes organizada que usa a menores de edad para evitar la cárcel. Se trata de tres mayores que mandan a seis menores. El modus operandi es siempre el mismo: destruyen vidrieras, agarran lo que pueden en el menor tiempo posible y huyen. El objetivo es evitar la prisión ya que, al ser menores, son retirados por sus padres a las horas de la comisaría.

Los comerciantes aseguran que todos están identificados pero que nadie los detiene ni hace nada al respecto. Piden medidas a la Policía y a la Justicia para evitar que este tipo de situaciones se sigan repitiendo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario