El clima en Cipolletti

icon
32° Temp
14% Hum
LMCipolletti Acuña

Del tierno mensaje de su sobrinita a los recuerdos de hermanas, mamá y la vecina de Acuña

La familia del neuquino más famoso nos abrió las puertas de la casa de toda la vida de par en par para contar qué sienten a horas de la final del mundo. Y le hablan con el corazón al querido Huevo. Emocionante video.

La tele fija en un canal deportivo que muestra el entrenamiento de la selección argentina en Qatar a horas de la final del mundo ante Francia. "Dan a Marcos de titular", comenta atenta a las noticias y desde el sillón del pequeño living, Fabiana, la hermana más futbolera del Huevo Acuña, aunque con una tranquilidad y naturalidad que sorprende. La procesión y el orgullo, claro, van por dentro en la casa de toda la vida del neuquino más famoso, allí donde abundan las camiseta número 8 celestes y blancas y los imborrables recuerdos.

"Mi hijo está fuerte, que se venga Mbappé", acota con ingenio y una gran sonrisa mamá Sara, la incondicional, la luchadora, la campeona de la vida, antes de lagrimear frente a las cámaras. Su nietita Brisa le sigue los pasos y no le escapa a los micrófonos y grabadores. En ese aspecto, no salió a mamá Jessi, tan tímida como Walter y el resto de la familia.

Te puede interesar...

"Ojalá que un día venga, que lo podamos ver, darle un abrazo y que gane este Mundial", cuenta con su voz tierna la pequeña de 9 años en uno de los momentos más emotivos de la visita de un equipo de LMNeuquén a la vivienda del barrio zapalino que no puede contener tanta emoción y orgullo por estar en boca del mundo entero gracias a aquel zurdito que se la pasaba día y noche en la canchita de allí a la vuelta, la cuál ya debería ser declarada patrimonio histórico de la ciudad.

Mamá coraje

"No puedo creerlo, no salgo de mi asombro por lo que estamos viviendo. Fue tan pequeño y ahora es tan grande. Es algo increíble para todos los patagónicos, es único. De tan lejos, que haya llegado tan alto. No se puede explicar la emoción y lo que me hacen sentir los vecinos, la ciudad. Estoy orgullosa de mi hijo, con sacrificio ha llegado donde quería llegar", destaca con el pecho inflado mamá coraje, que este sábado cumple años. ¿Hace falta decir qué deseo pidió? ¿Tendrá ese soñado regalo..?

SC_00044 (5).jpg
Sara junto a las imáganes de su hijo en la selección y en Ferro.

Sara junto a las imáganes de su hijo en la selección y en Ferro.

"De chico me decía 'algún día voy a llegar a la selección'. 'Bueno hijo, todo se puede. Mirá que quiero verte en la televisión' le contestaba yo, porque veíamos siempre juntos fútbol, argentino, europeo... Hice muchas cosas, locuras de mandarlo a los 10 años a Buenos Aires. Gracias a Dios lo logró Marcos", destaca Sarita, cuyo esfuerzo e insistencia fueron clave para que el sueño de futbolista no se derrumbara cuando las puertas se le cerraban a Marquitos (de Boca, de San Lorenzo, de Tigre...)

"Mi hijo se quería volver, ¿para qué vas a gastar tanto mamá?, me decía. Hagamos un poco más de esfuerzo y yo te acompaño le dije. Probemos una vez más, se te tiene que dar... No había desarmado el bolso de una prueba, volvió a irse y quedó nomás en Ferro", rememora.

"¿Cómo era de chico? Siempre fue callado, yo soy la que habló más. Era travieso, pero siempre con la pelota. De la escuela a la canchita, eran las 10 de la noche y había que ir a buscarlo para que vuelva. Empezó a viajar a los 4 años, recuerdo a San Martín de Los Andes, que lo mandé con una gaseosa y un paquete de galletitas. Siempre fue así. Lo cuidaban mucho sus hermanos también porque yo trabajaba de 8 a 1 de la mañana, todo el día, para que nos alcanzara más. En la "Muni" y luego en el cine, pero eso ya está, como padres es lo que corresponde", repasa la historia de esfuerzos que no todos conocen y quizá se quedan con la imagen del éxito actual.

Respecto a las comunicaciones con el ídolo neuquino durante Qatar 2022, confiesa: "Yo no le pregunto nada, hasta que termine los partidos. Le mando un mensajito, 'vamos hijo que ya estamos en la final'. Y él me contesta, 'vaaamos mamiiii'. Ya no me quedan uñas, en los partidos me sufro todo", señala y muestra sus dedos a modo de evidencia.

Sara, la mujer que reza sin falta "a las 2 ó 3 de la mañana por mi familia y por el mundo entero", lo mima con sus comidas preferidas cuando Marcos anda de visita. "Si me pide torta fritas le hago, guiso que le gusta también...".

La locura se desata en su hogar con cada victoria albiceleste: "Vienen los vecinos, pasan las caravanas saludando, es algo muy lindo. Por eso no me voy de mi barrio, estoy bien acá".

Y por último le habla al Huevo con los ojos llenos de lágrimas. "Te amo mucho hijo, mucha suerte para el domingo".

Gran Hermano

Fabiana y Jéssica gambetean a los medios. Las incomoda hablar públicamente. El bajo perfil y la humildad, forman parte de la esencia de ambas. Pero esta vez se animan a romper el silencio. Y vaya si se valora.

"Es un orgullo tremendo. Le mando muchos besos, cariño y ¡vamos Huevo que vas a traer la Copa. Lo veo difícil con Francia pero, insisto, vamos a traer la Copa", exclama Fabiana, con las palabras justas y necesarias y ahora sí más eufórica que nunca.

SC_00044 (18).jpg

Jessi por su parte comparte anécdotas simpáticas de aquel feliz pasado junto al Huevito, como le llaman en sus pagos. "Jugábamos mucho al bailando. Cuando volvió yo ya estaba embarazada de Brisa, él se había olvidado, hicimos un truco ahí y casi termina mal (risas). Yo lo tenía cortito, era bastante estricta al ser mayor que él".

SC_00044 (7).jpg
Edy, Sarita, Jessi, Brisa y Fabiana recibieron amablemente a LMN.

Edy, Sarita, Jessi, Brisa y Fabiana recibieron amablemente a LMN.

Y destaca al neuquino que este domingo puede tocar el cielo con las manos como hermano y también en su rol de tío. "Está en las fechas clave, de cumpleaños, en el de Brisa me llamó a las 7 de la mañana desde Qatar. Claro, allá eran las 11... Después lo jodo mucho con los videos que me piden, pobre, él me manda. A veces no se puede cumplir con todos por sus tiempos, pero le pone garra, como en la cancha. A la escuela de Brisa le envió un video, estaban felices los nenes", comenta con su habitual simpatía y agradece "las muestras de apoyo a Marcos que brindó la ciudad".

"El partido con Holanda, el que le hicieron el penal nos lloramos todos. Mucha emoción. ¿Qué le diría? Que lo quiero mucho, le hago el aguante desde acá. Lo amo, es mi hermano. Y que traiga la Copa. Y que venga a Zapala, lo estamos esperando", redondea antes de llevar a su hija al jardín en el caluroso viernes.

"Tío quiero verte y abrazarte"

Brisa llena de alegría la cálida vivienda. Y le habla con el corazón y deja emotivo mensaje al querido tío. "Ojalá que un día venga, que lo podamos ver de nuevo acá y que gane este Mundial"

SC_00044 (14).jpg

"Cuando viene, juego con mis primos, les digo a ellos y a mi tío que la pasen lindo acá con nosotros, donde él vivía antes", agrega la niña con mucha dulzura.

1 - familia Huevo Acuña.mp4

Revela que en la escuela 12 "me dicen ahí está la sobrina del Huevo Acuña y me empiezan a hablar mis compañeritos, todos, de él".

Brisa heredó la pasión y la destreza. "Me gusta jugar al fútbol y bailar. Me gustaría ser futbolista. Ir a practicar así mejoro". ¡Otra crack en la familia!

SC_00044 (21).jpg

Buenos vecinos

Afuera no vuela una mosca, la siesta aún se respeta a rajatabla. Pero Edy, la vecina que lo vio crecer al Huevo, hace la excepción y saltea el descanso porque también quiere testimoniar, en nombre de toda la gente de la popular zona, lo que significa ver al chico de la cuadra triunfando en un Mundial.

"Todo el barrio, todo Zapala, estamos muy emocionados. Camiseta, bincha, todo de Marcos usamos en los partidos. No lo podemos creer. Es una emoción enorme. Gracias a Dios que me dan la oportunidad de estar con ellos, es una familia muy buena. Y el Huevo cuando viene, se saca fotos con nosotros. Vemos que está bien, que luchó, trabajó, se esforzó y se ganó lo que está logrando", comenta quien nació en Chile pero a esta altura tiene el corazón "celeste y blanco".

SC_00044 (3).jpg

"Gracias a Dios el Huevo logró lo que se merece", resaltó la vecina de toda la vida.

Y afloran los recuerdos. "Una vez se iba a los Juegos de la Araucanía, él estaba jugando afuera y viendo cuánta plata le iba a dar su mamá y cómo estaba el cambio allá. Yo cuando lo veo y veo que el mundo entero lo observa, le doy gracias a Dios. Es humilde, bueno y muy agradecido. Otra vuelta vino al barrio ya campeón con Racing, le golpeé la puerta para unas fotos con los nenes de mi familia y él estaba acá, descalzo, con shorcito y me dijo 'cómo no, venga vecina'. Un grande".

¿Si me rompió la ventana alguna vez? No, me salvé porque estoy en la otra cuadra", explica Edy en tono jocoso.

Pase lo que pase ante Francia, el Huevo y toda esta hermosa gente ya son campeones. ¿Cabe alguna duda?

SC_0052.jpg

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario