Decía que le iba a enseñar a manejar y la abusaba

Era una de las excusas que usaba un depravado para aprovecharse de una niña. Continúa libre.

Un depravado que abusaba de su hijastra está muy cerca de cumplir una pena de nueve años de cárcel luego de que el Superior Tribunal de Justicia de la provincia (STJ) rechazó un recurso extraordinario federal. De acuerdo con lo informado por el Poder Judicial, el abusador actuaba en forma premeditada y se aprovechaba de la menor cuando hacían compras o supuestamente le enseñaba a manejar.

El recurso que no recibió una respuesta positiva fue impulsado por el defensor del condenado, que ahora sólo le queda la instancia de una queja. Si se la deniegan, empezará a cumplir la pena impuesta por los integrantes de la ex Cámara Primera en lo Criminal de Cipolletti.

Te puede interesar...

En diciembre del año pasado, el STJ ya había analizado los argumentos esgrimidos por la defensa y en ese momento confirmó la sentencia condenatoria por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima, cometido contra una menor de dieciocho años aprovechando la situación de convivencia preexistente, en la modalidad de delito continuado.

10 años tenía la víctima cuando comenzaron los abusos por parte de la pareja de la madre.

Los hechos ocurrieron en distintas localidades de Alto Valle a partir del año 2008. En ese momento la víctima tenía 10 años y el imputado, para quedarse a solas con ella, utilizaba la excusa de salir “para enseñarle a manejar” o “ir a comprar algo”.

Sobre los planteos del representante legal del condenado, el STJ consideró que “la crítica de la defensa carece de chances de prosperar, pues los argumentos expuestos fueron oportunamente considerados por el a quo y no se esgrimen argumentos fácticos ni jurídicos tendientes a demostrar la arbitrariedad de la motivación denunciada, ya que sus alegaciones configuran simples disconformidades u opiniones subjetivas diferentes, insuficientes, por supuesto, para habilitar la instancia de revisión pretendida”.

Hasta que la sentencia quede firme, el depravado permanecerá en libertad.

Sólo le queda un recurso de queja

Desde la defensa, con el recurso extraordinario federal, se pretendía habilitar la instancia ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Como último recurso previsto en la legislación procesal el condenado podría interponer una queja. Si no lo hace, la fiscalía puede solicitar su inmediata detención.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario