Compró una cerveza, se la tomó y después los asaltó en Neuquén

Ocurrió en una despensa. La Policía detuvo al joven y al hermano.

Un joven de 19 años fue a comprar una cerveza a un mercado del barrio Melipal, donde le fiaron el envase, y una hora después cayó armado, le apuntó en la cabeza a una empleada y se robó el dinero de la caja. Cuando la Policía lo encontró, estaba con su hermano diez años mayor, que ante la voz de alto sacó un cuchillo y le cortó el chaleco antibalas a un uniformado mientras él golpeaba a otro policía.

Los hermanos por parte de madre terminaron este martes en el banquillo de los acusados.

Dedicados al rubro de chapa y pintura, al más chico le formularon cargos por robo calificado por el uso de arma de fuego y resistencia a la autoridad. A su hermano sólo le atribuyeron la resistencia a la autoridad.

El hecho ocurrió el domingo a las 19:30, en una despensa ubicada en calle Lago Carilafquen al 3000. Allí, el joven ingresó por primera vez para comprar una cerveza y se retiró con la promesa de volver para retornar el envase.

Después de beberla, regresó como a la hora pero con otra finalidad. Apenas ingresó, sacó una pistola 9 milímetros y le apuntó en la cabeza a una de las dos empleadas que estaba en el negocio.

“Dame la plata, hija de puta”, la amenazó y continuó con una catarata de insultos. Sin dejar de sostener el arma, a empujones llevó a las empleadas y una clienta hacia el sector de la caja de donde se llevó 1500 pesos.

Mientras el joven se dio a la fuga por la puerta principal, las víctimas lograron alertar a la Policía de lo sucedido. Toda la secuencia quedó grabada en las cámaras de seguridad del local, lo que permitió su búsqueda e identificación.

Fue aproximadamente a las 00, cuando efectivos policiales que se encontraban patrullando la zona lo vieron en calles Primero de Mayo y Río Pulmarí con la misma vestimenta.

Pero el joven no se encontraba solo: a la voz de alto, su hermano reaccionó violentamente y sin ánimos de permitir la detención del primero. Así que en ese instante sacó un cuchillo que llevaba e intentó herir a uno de los policías, a quien sólo le logró tajear el chaleco antibalas que llevaba puesto.

Por su parte, el hermano menor comenzó a agredir al otro efectivo policial con golpes y patadas, hasta que finalmente, con ayuda de más personal policial, ambos fueron detenidos.

1500 pesos fue el botín

El dinero lo extrajo de la caja, tras llevar a empujones y bajo amenaza de arma de fuego a las empleadas y una clienta.

60 minutos tardó en volver al comercio para concretar el violento asalto.

Defensor, jueza y la voz de alto

La jueza Carina Álvarez avaló el pedido de la fiscalía y acusó al más joven por robo calificado por el uso de arma de fuego, mientras que a ambos le formuló cargos por resistencia a la autoridad. Sobre esta última calificación, el defensor oficial, Gustavo Barroso, dijo: “No corresponde porque estas agresiones no son ni más ni menos que la resistencia lógica y esperable en la detención de dos personas que se encuentran siendo perseguidas en la búsqueda de un delito”.

Sorprendida por los dichos, la jueza aclaró: “Ante la voz de alto lo esperable es que se detengan, no que se resistan”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario