En la reválida por el segundo ascenso y con una eliminatoria clásica con Roca a la vuelta de la esquina por la Copa Argentina, no esquivó responsabilidades desde el primer día.

Te puede interesar...

Asumió un plantel armado para tener mayores ambiciones que su esquivo presente, pero trazó rápidos objetivos.

“La Copa Argentina es una competencia importante para nosotros y queremos pasar la eliminatoria con Roca, pero sabemos que hay que ganar la zona para llegar a los playoffs del segundo ascenso”, dijo ante los medios de prensa minutos antes de dirigir su primera práctica.

El técnico, además, mantuvo una reunión conjunta con toda la estructura de trabajo que ya viene en el club: el profe Enrique Antivero, que continuará a cargo de las evaluaciones individuales, el traumatólogo Guillermo Olguín, el kinesiólogo Jorge Figueroa, nutricionistas y hasta la psicóloga de la institución.

“Hay una gran estructura que por supuesto valoro y vamos a respetar. Pondremos nuestra impronta al momento de conducir, pero hay muchas cosas valiosas que el club ya tiene y nos vamos a apoyar en ellas”, reconoció en sus primeras horas de albinegro.

Futbolístico

La intención será poner en cancha un equipo sólido a partir de una línea de cuatro bien definida. “Es una característica de todos mis equipos. Después en la mitad y arriba se puede variar, aunque creo que lo fundamental es tener ambiciones personales y grupales, no tanto los esquemas”, aclaró.

Por eso fue que pidió hablar personalmente con Matías Sosa en su paso anterior por la ciudad, también lo hará con Jorge Piñero da Silva y en una pausa de la rutina inicial también tuvo diálogo con César Medina y Matías Alasia.

De extenso recorrido en la categoría por Santamarina de Tandil, Alvarado de Mar del Plata y Gimnasia y Tiro de Salta, esta será su primera vez al frente de un club que hace de local sobre el sintético. “Será una experiencia enriquecedora como entrenador. No tengo prejuicios, pero sé que es diferente. Hay que encontrarle la vuelta para usarlo a nuestro favor”, soltó al respecto.

Ya sobre el campo de juego junto a todos los jugadores en ronda, plasmó sus formas en pocas palabras y puso manos a la obra.

Para el momento de la verdad tampoco falta demasiado, en dos semanas habrá clásico en La Visera, por los puntos y en una competencia en la que el Albinegro obtuvo altas calificaciones en el 2017. “Vamos a llegar bien al partido por la Copa Argentina”, se entusiasmó en su nuevo reto profesional Botella, que sabe de su poco margen.

Contacto inicial

La charla telefónica con Homann y el encuentro pendiente

“A los dos días de haber confirmado mi arribo a Cipolletti llamé a Homann (Henry). Fue muy importante para mí y lo valoro. Quiero juntarme con él y seguramente lo haremos en los próximos días”, reconoció sin tapujos el nuevo técnico del Albinegro, Duilio Botella.

También el Ruso, en diálogo con LM Cipolletti horas después de concretarse su desvinculación, había dicho que le encantaría juntarse con su sucesor. La buena onda entre ambos se gestó tan solo en el marco de un llamado telefónico y antes del reinicio de la temporada habrá un encuentro personal.

“Hablamos mucho de todo, el plantel, el club, de todo. Sé lo que él quiere a Cipolletti y me expresó su deseo de que nos vaya bien. Me quedaron muchas cosas, que obviamente me las reservo y las valoro”, expresó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario