Boqueteros robaron $3 millones de una casa de repuestos en Neuquén

Tenía el dinero de la venta de una casa en la caja fuerte del comercio. La alarma no se activó.

Contando con información muy precisa, boqueteros se alzaron con una caja fuerte con 3 millones de pesos del local Centro Frenos Embragues y se sospecha que alguien podría haber desactivado algunos sensores de la alarma para que los delincuentes ingresaran sin inconvenientes.

El robo ocurrió ayer a la madrugada en el local ubicado en calle Chubut al 600. “Accedieron al techo por una vivienda lindante”, explicó en LU5 el comisario inspector de Delitos, Jorge Riffo.

Una vez que tomaron el techo, avanzaron sobre el negocio. Sabían justamente dónde tenían que cortar la chapa para acceder al entretecho que da a las oficinas. De ahí bajaron y fueron derecho, sin tocar nada, a la caja fuerte, que ya sabían dónde estaba. Así como entraron, salieron y se dieron a la fuga. Estiman que todo el robo podría haber durado unos 30 minutos.

La Policía está viendo los videos de las cámaras del local y tiene un par de líneas de investigación.

Lo que sabían los ladrones es que dentro de la caja fuerte había mucho dinero, incluso hasta se deben haber sorprendido cuando contabilizaron 3 millones de pesos en efectivo, irrastreable.

El dinero provenía de la venta de una propiedad que había concretado el dueño, que, como aguardaba comprar unas máquinas, lo dejó en la caja fuerte. “Lo agarró justo la suba del dólar cuando iba a comprar la maquinaria y estaba esperando a ver qué pasaba”, contó Riffo.

p13-f01-boqueteros-bajo-neuquino.jpg

En el negocio el hombre tenía alarma y su caja fuerte, y como estaba a la espera de una oportunidad para comprar prefería tener el dinero disponible.

Sospechas de una entrega

Para los investigadores, la existencia de un entregador es clave en estos casos. Unos pocos empleados podían saber que había mucho dinero en la caja fuerte, al igual que algunos familiares y amigos.

Al entregador se suma la inteligencia previa que se hizo en el local. Los delincuentes no temieron a las cámaras de seguridad y algo pasó con la alarma porque no se disparó con el ingreso de los ladrones, pero el dueño tuvo que desactivarla para entrar ayer a la mañana cuando llegó a trabajar y descubrió el robo.

Los peritos deberán determinar si se alteraron los sensores y analizar las cámaras para ver si surge algún elemento que oriente la investigación, que ya cuenta con un par de líneas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario