El clima en Cipolletti

icon
Temp
37% Hum

Así llegó el misterioso minotauro al fondo del lago Mari Menuco

LMNeuquén entrevistó a los dos artistas responsables de las esculturas. Contaron cómo fue el operativo y los datos del mismo.

Llegó el momento de la versión oficial. Durante las últimas horas, se había especulado con teorías sobre qué hacía un minotauro en el fondo del Mari Menuco. Se habló desde la Atlántida en el fondo del lago hasta de fuerzas sobrenaturales que se escondían en Neuquén. Historias que le dieron vida a dos obras que fueron sumergidas el mismo día y secretos que aún no serán revelados.

Si bien el hallazgo se comunicó este viernes, las dos obras no tardaron en ser encontradas. Los artistas responsables son neuquinos y este verano iniciaron un operativo para que ambas esculturas llegaran al fondo. Lo lograron el 19 de febrero del 2022 con varios testigos que mantuvieron el hermetismo hasta el momento.

Te puede interesar...

Los dos escultores que diseñaron las obras hablaron con LMNeuquén y pidieron preservar su identidad. “Es que lo importante acá son las obras y no nosotros”, explicaron. Tras el “revuelo” que generó su historia, ambos artistas contaron la historia completa, los secretos y los problemas que debieron atravesar.

Entre las dudas e inquietudes que tenían estos dos fanáticos del buceo en apnea, nació la idea motivada por la escultura de Cantalicio Luna que hace años está en el fondo del lago.

Minotauro Mari Menuco Esculturas Misterio (5).png
Misterio y secretos en Neuquén: así llegó el minotauro al Mari Menuco

Misterio y secretos en Neuquén: así llegó el minotauro al Mari Menuco

“Si me preguntás, hay una imagen que es clave para que todo esto se haga realidad”, arrancó uno de los protagonistas. Un amigo de ambos había llegado a Neuquén por la pandemia y tenía fecha de regreso a La Plata. Estaban los tres, más otros amigos en una pileta, disfrutando del verano. Entre almuerzo, cervezas y vinos, este tercer joven se puso a diseñar en su computadora el elemento clave para llevar a cabo todo.

“Armó en 3D y en un ratito, cómo debería ser la balsa para llevar las obras lago adentro. Esa fue la confirmación de que lo íbamos a hacer”, resaltaron.

El proyecto tenía una fecha límite. Tenía que ser antes del tercer fin de semana de febrero. Con esa confirmación y la balsa diseñada, los artistas definieron qué escultura iban a sumergir.

Cómo se craneó lo del Minotauro

¿Por qué esas obras?

Al preservar su identidad se utilizarán nombres ficticios para continuar narrando esta historia. Eduardo es el autor del minotauro y Adrián, el de la máscara. Ambos son amigos desde pequeños, y comparten gustos y pasiones.

El debate de qué obras iban a hacer se dio en diciembre del 2021. Cuando la idea comenzó a deslizarse entre el deseo y la posibilidad. “Cuando empezamos a debatir qué hacer, dijimos que debíamos partir los dos de una misma base y que cada uno le diera su enfoque. Y yo tenía en mí taller dos cabezas de maniquí en la que podríamos darle muchísimas formas”, arrancó Eduardo.

Esculturas Mari Menuco.mp4

Pero la rutina de los trabajos de fin de año y la ansiedad de la idea, hizo que en una madrugada Adrián comenzará por su cuenta. “Llegué a casa a la noche, medio manija y con muchas ganas, y me puse a hacer un boceto. El dibujo inicial, me encantó”, recordó con LMN.

Sacó cuentas. Tanto de cemento, tanto de arena y le dio un resultado: “Me di cuenta que estaba haciendo una escultura que iba a ser imposible de trasladar y de mover”. Le tuvo que cambiar una parte a su idea original y lo diseñó de tal forma que su peso no supere los 250 kilos. “Que ya era un montón”, agregó.

Minotauro Mari Menuco Escultura Agua (2).png
Esculturas en Mari Menuco.

Esculturas en Mari Menuco.

Mientras Adrián avanzaba con su obra, Eduardo seguía sumergido por las obligaciones laborales. Al acercarse el día D, tomó una decisión: “Suspendí mi trabajo por 24 horas para pensar la idea porque no podía dejar pasar más tiempo”.

En ese momento, Eduardo buscó una explicación. “¿Qué obra voy a querer sumergir? ¿Qué me motiva a hacerlo? Y entre las explicaciones, me imaginé algún ser sobrenatural que cuide el fondo del agua y que, a la vez, sea una motivación para que los grandes y chicos puedan bucear en la zona”, aseguró.

Entre los elementos que encontró en el taller para armarlo, había un maniquí. “Una vez que procesé la data y lo vi, me di cuenta que tenía mi escultura. Iba a ser un minotauro. Me cerraba por todos lados. Es decir, lo podía resolver en dos semanas y antes del día D, y era algo que representaba lo que quería decir”, explicó.

Minotauro Mari Menuco Escultura Agua (2).jpeg

Después de hablar con una amiga que pertenece a la comunidad mapuche, Eduardo supo que esa figura podría ser el gen ko del Mari Menuco. “Cuando le conté de esta figura, me respondió con su cosmovisión y la historia de esta energía.No me quedaron dudas de que mi escultura sería ese minotauro”, agregó.

Además, al compartir la idea entre ambos, los artistas concluyeron: “Las obras debajo del agua, además de ser una excusa para el buceo, son una marca. Podrá exponer el cambio climático porque hoy están a cuatro metros del nivel del agua, pero con este nivel de sequía, es posible que en el corto o largo plazo, las esculturas dejen de estar debajo del agua”.

Minotauro Mari Menuco Esculturas Misterio (2).png

-> Operativo sumergida

Si bien las esculturas cumplieron las expectativas de ambos y la balsa estaba diseñada en una computadora, la logística de recorrer 66 kilómetros con más de 600 kilos entre las dos esculturas, todo era una verdadera odisea. Y eso tuvo sus consecuencias.

En la lista de prioridades, la primera era finalizar la balsa antes del día D. Consiguieron los elementos y lo único que compraron fue una cadena de 9 metros de largo para poder bajar las esculturas.

Minotauro Mari Menuco Esculturas Misterio (1).png
Misterio y secretos en Neuquén: así llegó el minotauro al Mari Menuco

Misterio y secretos en Neuquén: así llegó el minotauro al Mari Menuco

La balsa se construyó en el taller de Eduardo. La estructura era de 2 metros por 4 aproximadamente. En los vértices más cortos, tenía dos barriles reciclados de aceite que le permitían flotabilidad. Encima de los mismos, había una madera que los dejaba tener estabilidad para poder remar y llevar las esculturas al medio del agua.

Además, en el medio de la estructura, había una polea que levantaría un metro a la escultura y luego las bajaría en el lugar elegido.

La armamos. Al parecer, funcionaba todo bien. Pero la teníamos que probar”, aseguraron ambos. De esa forma, el primer fin de semana de febrero la cargaron a una camioneta y la llevaron hasta el Mari Menuco.

“Fuimos exclusivamente a ver si flotaba y pasó la prueba”, dijo Eduardo, al aclarar que los cálculos habían salido bien y que la balsa estaba en condiciones. “Pero, más allá de que esto suene fácil, fue complejo. Tuvimos que conseguir todos los elementos, que fueron todos prestados, donados o chatarra que recuperamos. Tuvimos que soldar, pintar y probar. Todo llevó mucho tiempo y nos queríamos apurar para que esté listo en el día D”, aclaró Adrián.

Al tener todos los elementos para cumplir el objetivo, el boca en boca comenzó a alimentar el misterio.

“Amigos de amigos preguntaron qué era lo que estábamos planeando y querían ser testigos. Y, en cierta medida, también necesitábamos manos para que nos puedan ayudar a mover las esculturas. Y ahí nos dimos cuenta que también íbamos a necesitar almorzar. Entonces la gente se fue copando, todos colaboraron y se formó una jornada épica”, agregó Adrián.

-> Día D: entre problemas y festejos

El día D iba a ser el pasado domingo 20 de febrero, pero el plan sufrió modificaciones. El tiempo era el único factor que no podían “arreglar”. “Durante la semana nos dimos cuenta que el domingo iba a estar feo. Pensamos primero en mover la fecha a otro finde, pero nuestro amigo se iba, así que debía ser sí o sí ese finde. Y así fue. Entonces adelantamos el operativo”, contaron.

Además, el minotauro sufrió dos heridas: ambos cuernos se partieron. “Cuando llegamos, teníamos que bajar a la playa más cerca de donde lo queríamos sumergir. Costó bajar la escultura desde la camioneta. Éramos unas 10 personas intentando bajarlo, pero pesaba 250 kilos”, arrancó Eduardo.

Minotauro Mari Menuco Esculturas Misterio (3).png

Lograron bajar al minotauro de la camioneta y caminaron otros 300 metros en bajada hasta dejarlo a dos metros del agua. “Hasta ahí llegó 0 km. Pero, cuando lo soltamos, el minotauro no estaba bien apoyado y se cayó para un costado. Ahí se rompió el cuerno izquierdo”, describió.

Cuando llegó la hora de sumergirlo, primero lo subieron a una base de dos ruedas. Llegaron hasta que el agua le superó los talones y lo engancharon a la balsa.

“En ese enganche, el minotauro chocó contra una de las partes de la balsa, y se rompió el otro cuerno”, siguió recordando Eduardo, al contar que “fue parte de las marcas y de la dificultad que genera”.

Esculturas Mari Menuco.png

Más allá de esas heridas, ambas esculturas llegaron al fondo del lago. Primero sumergieron la del minotauro y luego la máscara. "Están cerca de la escultura de Cantalicio Luna", pero tanto Eduardo como Adrián dijeron: "No vamos a dar más precisiones del lugar".

Con el objetivo de preservar sus obras y que los curiosos puedan bucear y sorprenderse con ellas si las encuentran, la ubicación exacta seguirá siendo un misterio.

Cómo se craneó lo del Minotauro

De esa forma, el día D se convirtió en un evento épico. No solo cumplieron el objetivo, sino que hubo un almuerzo para los 20 testigos con música en vivo, fogón y festejos.

Todo había quedado en el hermetismo de un grupo de amigos hasta que Cristian contó a LMNeuquén que había hallado a un minotauro. La historia cambió y, entre tanto misterios y deseos, las esculturas ya están en un "viaje eterno".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario