El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
62% Hum

Asaltos dejaron un tendal de víctimas en barrios y centro

Una docente fue tajeada en el San Lorenzo y dos kiosqueros sufrieron audaces golpes delictivos.

Una auténtica ola delictiva sacudió las primeras horas de la mañana de ayer a Cipolletti, con tres asaltos y un robo a un Rapipago. El hecho más grave tuvo como víctima a una docente, que caminaba por calle Ceferino Namuncurá y fue tajeada por un delincuente tras resistirse a entregar sus pertenencias. En tanto, otras dos víctimas fueron dueños de kioscos ubicados en el barrio Don Bosco y la zona céntrica.

De acuerdo con fuentes policiales, uno de los incidentes se desarrolló muy cerca del cruce de las calles Ceferino Namuncurá y La Rioja, en el barrio San Lorenzo, alrededor de las 8. En ese lugar, una mujer de 46 años fue sorprendida por dos asaltantes, que le exigieron la entrega de su cartera y otros elementos personales. Molesta, intentó resistirse y los delincuentes, con gran impunidad, la atacaron con un cuchillo provocándole cortes en las manos y el rostro. Después, huyeron en forma cobarde pero sin llevarse nada.

Te puede interesar...

La víctima se dirigió hasta un centro educativo cercano y pidió ayuda, y rápidamente fue trasladada a una clínica privada. Las fuentes resaltaron que la docente sufrió un estado de shock y recién horas después pudo brindar precisiones a la Policía de lo sucedido. En apariencia, los asaltantes eran menores de edad y no tenían más de 16 años. La investigación quedó a cargo de la Comisaría 32.

Casi a la misma hora, la dueña del kiosco-minishopping Candela, en el barrio Don Bosco, recibía la visita de un delincuente solitario que, cubierto con un gorro, le exigía la entrega del dinero. Fue una acción muy veloz y los damnificados sospechan que alguien lo esperaba afuera. Es la segunda vez que sufren un asalto de las mismas características y un denominador común: la impunidad. De igual modo, tanto la dueña como su esposo coinciden que la mejor forma de evitar males mayores es entregar todo el dinero y esperar que los asaltantes abandonen el negocio sin demoras. “Se necesita más presencia policial”, aseguró el propietario en diálogo con LM Cipolletti.

Además de los asaltos en el kiosco, son frecuentes los arrebatos a personas que esperan el colectivo en la esquina de Primeros Pobladores y Arenales, donde son sorprendidas por uno o más delincuentes. La zona es jurisdicción de la Comisaría 24 y los vecinos piden que los agentes recorran el conjunto de las calles.

El otro golpe delictivo de gravedad tuvo como epicentro a un kiosco ubicado a sólo dos cuadras de la Comisaría Cuarta y una de la plaza San Martín. Eran las 7:15 y el dueño del minishopping Angie casi no tuvo tiempo de dar sus primeros pasos en el negocio, que se vio encañonado por un asaltante que cubría su rostro con una capucha. “Dame la plata”, fue el pedido cortante. Enseguida, vino otra frase amenazante: “Mira para allá”. El dueño no ocultó que lo recorrió un escalofrío y hasta pensó: “Acá me la pone”. Pero el delincuente, conforme con el dinero de la caja, se alejó junto a uno o más cómplices que lo esperaban en un auto. A diferencia del otro kiosco, es la primera vez que lo asaltan.

IMPUNIDAD

Rompen ventanal y se llevan led

El otro hecho delictivo que se sumó a los asaltos fue un robo en el Rapipago de calle 9 de Julio, también en el centro de la ciudad. Según fuentes policiales, el hecho se habría registrado alrededor de las 4 de la madrugada de ayer, cuando posiblemente dos o más delincuentes destruyeron el ventanal del frente, ingresaron y se apoderaron de un televisor led y dinero en efectivo.

En base a material de video de cámaras de seguridad, se esperaba dar con los ladrones.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario