En el inicio del tercer juicio contra el imputado, la madre recordó que venía observando conductas de su hijo que llamaban la atención. Lo encontraba raro, irritable y había tenido pesadillas, y su preocupación la compartió en una nota que envió al jardín, informaron fuentes judiciales.

Tiempo después, en septiembre de 2014, mientras participaba del cumpleaños de un compañero, se enteró de los presuntos casos de abuso sexual contra otros nenes, por lo que decidió consultarle a su hijo si estaba todo bien con el jardín. Entonces, el niño le dijo que el profe era malo, le gritaba y había maltratado a un amiguito.

Junto al padre, decidieron abordar el tema por dos carriles distintos. Por un lado, consultaron en la Defensoría de Menores qué se hace ante situaciones de maltrato. Por otro, iniciaron una terapia, y en ese contexto el niño comenzó a hablar del hecho por el cual ahora Meza está siendo juzgado.

Iniciado el tratamiento psicológico, se decidieron por hacer la denuncia judicial en octubre de 2014, cuando otros padres ya habían seguido ese camino. De esta manera, su niño también iba a poder acceder a una cámara Gesell, lo que ocurrió más tarde y aportó la prueba que se reproducirá antes de los alegatos del juicio.

En ese marco, el niño contó que el docente lo manoseó en el baño y, al ampliar la cámara Gesell, ofreció más detalles del abuso.

Las declaraciones del padre de la víctima fueron coincidentes y dio su testimonio, además, el terapeuta.

El debate se retomará el 24 de noviembre con el testimonio de la directora de la institución y luego será momento de los alegatos. El delito que se le imputa a Meza es el mismo por el que fue condenado y es juzgado en otro juicio: abuso simple (manoseos), agravado por su condición de educador.

El tribunal está integrado por los jueces Baquero Lazcano, Pablo Repetto y César Gutiérrez Alcaraz. Participan las defensoras de menores, Alicia Merino, y del imputado, Silvana Ayenao. En tanto, por la fiscalía lo hace Santiago Márquez Gauna y la querella, Iván Chelía.

Es el tercer juicio que enfrenta el acusado

Esta semana, en forma casi inédita, el maestro de música Carlos Richard Meza, sumó su tercer proceso en contra aunque los hechos están todos vinculados con supuestos abusos cometidos en el Jardín 85 del barrio El Manzanar.

A pesar de que dos de los juicios están en pleno desarrollo, el docente tiene como antecedente muy negativo una condena de tres años en suspenso y que vino a cerrar el primer debate oral realizado bajo un tribunal que representó a la ex Cámara en lo Criminal Segunda de Cipolletti. Se analizó un solo caso y para los jueces no hubo dudas de la culpabilidad de Meza. Sin embargo, no se dispuso su prisión preventiva y posiblemente la defensa impulse algún recurso ante instancias superiores.

La expectativa está puesta ahora en lo que se resuelva en el segundo juicio, donde el maestro está imputado por siete hechos. Al igual que en el primer proceso, la Fiscalía reclamaría una pena de cárcel efectiva.

Los fallos definitivos se conocerán recién en diciembre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario