El clima en Cipolletti

icon
33° Temp
12% Hum
LMCipolletti

Una multitud en festejos de Allen

Miles de vecinos desafiaron el mal tiempo y colmaron el predio donde se desarrolló un emotivo desfile.

La tarde gris no empañó en absoluto los festejos en la ciudad valletana, con la participación activa de un sinnúmero de instituciones.

A pesar del frío y la lluvia, la fiesta del Centenario de Allen congregó a miles de personas, que se desparramaron a lo largo de casi diez cuadras y no dejaron de aplaudir a los protagonistas principales del desfile cívico-militar concretado en la tarde de ayer.
En el palco principal, junto al intendente Graciano Bracalente, se ubicaron el vicegobernador Bautista Mendioroz, y el senador nacional Pablo Verani. También, en primera fila se acomodó el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Víctor Sodero Nievas. Más atrás, permaneció el intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck.
La apertura del acto se llevó a cabo alrededor de las 14.30, con la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino por parte de los presentes y el acompañamiento de las bandas de música del Batallón de Ingenieros de Montaña y de la Policía rionegrina.
Apenas finalizada la canción patria, el Intendente exhibió una bandera argentina que se desplegará frente al municipio local, en la Plazoleta Piñeiro Sorondo.
Con gran brío, la flamante reina de Allen, junto a otras reinas de la región, encabezaron el paso de las organizaciones e instituciones convocadas para el desfile. Enseguida, empezaron a transitar la principal avenida de la ciudad los integrantes de los jardines de infantes y también, establecimientos educativos primarios, secundarios y terciarios.
Ante las inclemencias del tiempo y un sol que se mostró esquivo a lo largo de toda la ceremonia, marcharon en forma ininterrumpida los representantes de las colectividades, ex Combatientes de Malvinas, clubes, el Batallón de Ingenieros de Montaña con sus divisiones de “Esquiadores” y “Escaladores”, la Policía Montada Bariloche, los productores frutícolas y un cierre a puro campo, con la Federación Gaucha de Río Negro.

Un palco reducido, fervor popular y
un inefable Carlos Soria a caballo


La ciudad de Allen y sus vecinos vivieron a pleno su cumpleaños 100, con el despliegue de banderas en casas particulares, empresas y locales comerciales. También, vehículos particulares y transportes públicos exhibieron pequeños banderines colocados en los espejos retrovisores y en las antenas de radios.

El palco principal se vio desbordado enseguida por sus reducidas dimensiones y obligó a las autoridades a permanecer separadas por escasos centímetros. Uno de los que siguió con atención el desfile desde una tercera fila fue un descontracturado ex ministro de Hacienda rionegrino, Pablo Verani. En primera fila, se ubicó su tío.


Los vendedores ambulantes se congregaron en número importante en los alrededores del lugar donde de desarrolló la fiesta y ofrecieron una variedad de productos que iban de las artesanías a atractivos juguetes. Pero los que hicieron "su agosto" fueron los churreros y pancheros que trabajaron sin descansar a lo larto de toda la tarde.


El intendente de   General Roca, Carlos Soria, también dijo presente en la fiesta de Allen y cerró el desfile gauchesco montado en un caballo "pintado". Arrancó las sonrisas del palco, la mirada experimentada de Pablo Verani y el aplauso entusiasta de la concejal roquense Marina Cepeda. Anoche, el jefe comunal de Roca confesó a este diario que "hicieron un acto político para mí".


El palco estuvo copado por radicales antirreformistas de la Constitución provincial. En ese lugar, se sabe públicamente, confluyen el senador nacional Pablo Verani, su sobrino, y el vicegobernador Bautista Mendioroz.


Los integrantes del Aeroclub Allen no estuvieron ausentes en la fiesta aniversario y efectuaron un particular "desfile" con sus aviones, pasando a muy baja altura por el palco principal y el centro de la ciudad.


El fervor popular se vivió de lleno en los alrededores y se pudo ver, por ejemplo, a una sonriente abuela en su silla de ruedas atravesando con la ayuda de un familiar los obstáculos urbanos. Pero los más pequeños también fueron parte de la fiesta y vivieron a su manera el desfile. Uno de ellos, durmió por más de una hora en los brazos de sus padres.

Dejá tu comentario