Sin beneficios para los Montecino: irán a juicio oral

Otra jueza se pronunció en contra de un acuerdo con las víctimas de presuntas estafas con autos.

Los hermanos Montecino, de la mano de su abogado particular, llevaron adelante en los últimos meses una intensa labor defensiva para evitar el temido juicio oral. No les alcanzó y ayer, una vez más, una jueza cipoleña confirmó que no pueden acceder a los beneficios del acuerdo con las víctimas de una serie de estafas con autos robados y con problemas mecánicos.

De esta forma, posiblemente en octubre o noviembre, Pablo Montecino y Pedro Hernández deberán sentarse en el banquillo de los acusados para ser juzgados por el delito de asociación ilícita.

El pronunciamiento contrario a los intereses de los imputados fue encabezado por la jueza Alejandra Berenguer, quien se pronunció en sintonía con el juez Marcelo Gómez y la parte acusadora. Tampoco se puede obviar el comentario público del procurador general de la provincia, Jorge Crespo, quien tiempo atrás manifestó que en casos como los protagonizados por los Montecino no se podía utilizar el denominado “criterio de oportunidad”.

Ayer, el abogado histórico de los Montecino, Juan Vincenty, hizo otro intento por evitar su juzgamiento, pero Berenguer se mantuvo firme en la postura de quienes la antecedieron y, con un criterio muy similar, recordó que la posición de la fiscalía, responsabilidad de Guillermo Merlo, es clara y no consiente ningún tipo de arreglo entre acusados y víctimas.

A la hora de argumentar su insistencia, la defensa planteó que hubo un diálogo activo con gran parte de las víctimas y que muchas se prestaban a concretar un acuerdo. En concreto, iban a recibir una suma de dinero de parte de los Montecino en compensación por el daño realizado. Según fuentes cercanas a la causa, los acusados tenían previsto desembolsar un poco más de un millón y medio de pesos.

En el caso del fiscal Merlo, adoptó una postura inflexible y recordó los antecedentes penales de los involucrados. Ante una probable condena en esta causa, ambos quedarán tras las rejas. Tanto Montecino como Hernández fueron detenidos en el inicio de la investigación, pero luego recibieron el beneficio de la prisión domiciliaria y sólo tienen una restricción de movimientos debido al monitoreo a través de tobilleras electrónicas.

Sin acreditación del ofrecimiento

La jueza Alejandra Berenguer mostró sus coincidencias con la fiscalía y resaltó: “Sólo contamos con la manifestación de la defensa respecto de los acuerdos reparatorios. Pero no se acreditó de otra forma, no se demostró la existencia de acuerdo alguno y no se encuentra con la conformidad de la fiscalía, que solicitó avanzar al control de acusación”.

Por otra parte, se prorrogó la prisión domiciliaria por 45 días.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario