Se acerca al juicio oral por la megabanda de boqueteros

La semana que viene quedará definido el proceso en contra de 17 acusados de una seguidilla de hechos ocurridos en Cipolletti y gran parte del Alto Valle.

El lunes, el juez Álvaro Meynet dejará definido el posible debate oral donde se analizará la responsabilidad de 17 acusados en una sucesión de hechos delictivos ocurridos en gran parte del Alto Valle y Neuquén. La denominada megabanda de boqueteros tuvo oportunidad de presentar su descargo en la jornada de anteayer y, principalmente, las pruebas que los desincriminan.

Tras sortear diversos obstáculos como fue la recusación de un juez, el proceso que lleva adelante el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti entró en una etapa de definiciones y antes de fin de año, los acusados José “Chiqui” Forno y Sandro Gerez Derves, entre otros, volverán a sentarse en el banquillo para ser juzgados por 18 robos y asaltos sufridos por empresas y familias cipoleñas y de otras localidades.

Durante esta semana, se buscó cerrar el control de acusación aunque la decisión final será comunicada pasado mañana por Meynet, quien presidió las audiencias con los defensores de los acusados, los fiscales y la querella. En el último encuentro, fue el turno de los representantes legales de las personas sospechadas de participar en los distintos ilícitos. Además de la exposición de la prueba, hubo casos especiales donde algunos de los acusados pasaron a contar con la asistencia de otro abogado, precisaron fuentes judiciales.

Apenas se supere esta etapa, la Oficina Judicial de Cipolletti deberá fijar la fecha del juicio oral. No se trata de un trámite fácil porque habrá un gran número de testigos y el desarrollo de las audiencias demandarán varios días.

La investigación de la supuesta megabanda arrancó en 2015 pero recién en 2016 se concretaron los allanamientos y detenciones de los presuntos autores de robos a importantes empresas y entraderas en casas de familias cipoleñas.

Entre las pruebas destacadas de la fiscalía se encuentran los elementos secuestrados y una gran cantidad de escuchas, donde se revelan las acciones delictivas.

No hay presos por la causa penal

Lo particular de la supuesta megabanda investigada por la fiscalía cipoleña es que ninguno de los acusados se encuentra tras las rejas. Hasta hace un mes, permanecían detenidos José Forno y Sandro Gerez, quienes a través de sus abogados requirieron su excarcelación. Hubo idas y venidas y finalmente la Justicia local falló a favor de ambos y ordenó que sean vigilados electrónicamente mediante tobilleras. Por otra parte, hay imputados presos pero por otras causas penales y no por el presunto delito de asociación ilícita.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario