El clima en Cipolletti

icon
Temp
69% Hum
LMCipolletti bronquiolitis

Bronquiolitis: el síntoma que requiere la consulta inmediata

El virus de la bronquiolitis afecta con mayor frecuencia a bebés menores a un año. Puede generar cuadros graves sin el tratamiento adecuado.

Las bajas temperaturas son el escenario propicio para la proliferación de enfermedades respiratorias como la bronquiolitis. Se trata de una infección en los bronquios causada frecuentemente por el virus sincicial respiratorio (VSR). Si bien puede desarrollarse en adultos, la franja etaria más común es en bebés menores a un año.

“El virus de la bronquiolitis, que pueden ser varios, pero el principal es el VSR, se transmite igual que cualquier virus respiratorio. Por micro gotas que expulsamos, cuando tosemos, cuando hablamos, cuando estornudamos, y se contagia muy rápido y muy fácil. En la mayoría de los adultos no produce grandes síntomas, más que un resfrío, pero en los niños más chiquitos puede producir patologías muy graves”, advirtió Ana Clara Garrido, pediatra del Sanatorio Juan XXIII de Roca.

Te puede interesar...

La bronquiolitis se genera tras la inflamación de los bronquiolitos y provoca distintos grados de dificultad para respirar. Al tratarse de bebés o niños, el compromiso para la salud puede ser mayor porque el tamaño de las vías respiratorias es más pequeño. En los más chicos, la manifestación del virus comienza con un cuadro similar a un resfrío, pero hay síntomas para estar alerta. “Lo más frecuente en realidad es que tengan un cuadro gripal, pero dentro de los síntomas característicos está el broncoespasmo, como se dice comúnmente que se le cierra el pecho, el cuerpo hace una reacción inflamatoria, se cierran los bronquiolos del niño y le empieza a dificultar la respiración” explicó la especialista en CNN Radio Roca.

La gravedad del broncoespasmo varía según la edad. En los más chiquitos, menores de tres meses, puede ser peligroso, ya que puede ocasionar que dejen de respirar, que hagan pausas respiratorias. La alimentación y la respiración son claves en la detección de este síntoma.

“Cuando vemos que un niño empieza con este cuadro, en lo que tienen que fijarse mucho es en la respiración del bebé y en la alimentación. En la respiración se empieza a notar que el bebé respira más agitadito, que por ahí usa la panza para respirar, hace fuerza con la panza para respirar, y dejan de comer porque hay que priorizar o respiran o comen, entonces el cuerpo prioriza la respiración”, detalló Garrido.

La especialista remarcó además que la asistencia debe ser inmediata en los menores de tres meses. “Suelen ser los que llevan la enfermedad más grave, entonces en un menor de tres meses que vemos que se está alimentando diferente, que empieza a tener dificultad respiratoria o tiene fiebre, la consulta tiene que ser inmediata. En un bebé más grande, por ahí se puede esperar a ver cómo evoluciona durante el día, pero si se puede acercar a un profesional que por lo menos escuche el pulmón, sería lo ideal”, sostuvo.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario