"Sabían que era una bestia, pero siempre llegan tarde"

Lo afirmó el hermano de Karina Apablaza durante la marcha.

Agustina Benatti

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- “Todos sabían que era una bestia. La verdad que tengo mucho dolor, mucho odio, mucha impotencia. Señor gobernador, con humilde respeto le pido que vea por qué pasan estas cosas, por qué la Justicia siempre está llegando tarde”, expresó Miguel Apablaza, en medio de un profundo dolor tras el femicidio de su hermana y su sobrina. Con el respaldo de una multitud, la bronca generalizada se transformó en un reclamo contra la impunidad.

Al enterarse de la convocatoria a marchar y con muchos interrogantes sin respuestas, la familia de Karina y Valentina viajó desde Cutral Co con un pedido inmediato: que no cese la búsqueda del femicida. Lorenzo Muñoz continúa prófugo luego de haberlas asesinado en Las Ovejas el jueves, y ellos tienen miedo de que las fuerzas de seguridad abandonen los rastrillajes.

Una de las cuñadas de Karina, Laura Durán, confió a LMN que su preocupación está fundada en otros casos ocurridos en la provincia y en el país. “Hemos visto que en la mayoría de los casos el procedimiento dura un tiempo determinado y con el correr de los días se abandona”, explicó.

Durante la angustiante jornada, fueron los hermanos de Karina quienes, acompañados por su mamá, encabezaron la marcha para pedir justicia y repudiar el abandono que sufrieron su hermana y su sobrina en Las Ovejas.

“Esto les pasó a mi hermana y a mi sobrina hoy, pero viene pasando hace mucho tiempo con las mujeres”, afirmó Miguel.

Durante toda la marcha por el centro neuquino, los cantos y gritos apuntaban al Gobierno, a la Justicia y a la ausencia de políticas públicas y un presupuesto destinado a las mujeres víctimas de violencia de género.

Eran las 19 del domingo cuando cientos de personas se acercaron al punto de encuentro. La bronca e indignación se expresaban en cada uno de los rostros de los asistentes que acompañaron a la familia. A catorce días del Paro Internacional de Mujeres, el femicidio de Karina y Valentina evidenció una vez más la desidia estatal en torno a las víctimas de violencia machista.

Para finalizar la manifestación, una de las hermanas de Karina tomó la palabra para leer una carta que habían escrito entre todos. En ella no sólo reafirmaban su pedido de que las fuerzas de seguridad no abandonen la búsqueda de Muñoz, sino que describieron a su hermana y a su sobrina. “Valentina tenía un potencial y un futuro brillantes, tenía toda una vida por delante. De nada sirve un día de duelo ni una bandera a media asta, nada de eso nos las va a devolver”, rezaban las emotivas palabras de los familiares, que al finalizar se fundieron en un abrazo mientras todos los presentes aplaudían fuerte.

Embed
doble femicidio 2
Embed

Asesinó a puñaladas primero a la nena

El jueves 22 de febrero al mediodía, Lorenzo Muñoz le salió al cruce a Karina Apablaza (31) y su hija Valentina (11) en la Avenida Pedernera de la localidad de Las Ovejas, cuando ellas volvían a su casa. Con un cuchillo las atacó a puñaladas, primero a la nena y luego a su madre, con la clara intención de que su ex viera cómo él le arrebataba la vida a su hija, y después de hacerla sufrir así, la asesinó a ella también. La propia fiscal ratificó que de la autopsia surgió que la nena recibió nueve puñaladas y la mamá seis.

Todos en el pueblo hablan de un crimen que fue planificado y premeditado. El viernes 23, Muñoz tenía una audiencia, en la que lo más seguro era que pidieran su prisión preventiva por haber violado la restricción de acercamiento hacia su ex luego de que lo acusaron de abusar de Valentina cuando los tres convivían.

LEÉ MÁS

Buscan al asesino de Karina y Valentina en el límite con Chile

Los vecinos de Las Ovejas salieron a buscar al femicida a caballo

Las Ovejas: Muñoz huyó por una zona boscosa y tuvo dos horas de ventaja para escapar

Por temor a represalias contra la casa del femicida, un vecino decidió mudarse

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario