El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
82% Hum
LMCipolletti narcotráfico

Golpe del narcotráfico en Ecuador: diez claves para entender lo que sucede

Poderosos grupos delictivos locales e internacionales dominan las cárceles y las rutas de tráfico. Cómo se produjo esto en la última década.

Ecuador vive una situación excepcional por el vertiginoso ascenso de las bandas de narcotraficantes en el país, que ya dominan amplias zonas territoriales donde ejercen el mando con la fuerza de las armas.

El golpe de violencia dado este martes por las organizaciones de narcotraficantes muestra el poder que adquirieron en los últimos años.

Aquí, diez claves para entender lo que está pasando en este país de 18 millones de habitantes que se recuesta sobre el Pacífico.

Violencia en Ecuador
Efectivos militares desplegados en Ecuador.

Efectivos militares desplegados en Ecuador.

1- Golpe contra el gobierno

Este martes las principales bandas delictivas que dominan el tráfico de drogas dieron un violento golpe contra el gobierno del liberal Daniel Noboa, quien hace sólo un mes y medio asumió la presidencia.

El lunes el mandatario había declarado el “estado de excepción” y toque de queda ante la fuga de prisión de Adolfo Macías, alias “Fito”, el líder de Los Choneros, una banda criminal local ligada al sanguinario cartel mexicano de Sinaloa.

Los narcos respondieron desafiando al gobierno con la toma de una cárcel, de un par de sedes universitarias, así como el secuestro de policías, el estallido de dos coches bombas y el incendio de vehículos en las calles.

Lo que más impactó a la comunidad fue la toma del canal TC Televisión de Guayaquil, a cuyos periodistas los obligaron a transmitir en directo. Los choques con la policía dejaron al menos 10 muertos y una veintena de detenidos.

Embed

2- Militares en las calles

Ante la magnitud de la crisis, el gobierno de Noboa amplió el estado de excepción y dispuso el despliegue de las Fuerzas Armadas en las calles.

El Poder Ejecutivo espera que los militares sean más efectivos en el combate contra el narcotráfico que las fuerzas policiales, muy debilitadas por la corrupción y la connivencia con las bandas criminales.

3- El desafío de los narcos

Con este golpe de efecto, las organizaciones de narcotraficantes intentan demostrarle al gobierno de Noboa que son ellos quienes dominan las calles y que los recursos del Estado no podrán detenerlos.

El comunicado dirigido al mandatario que los delincuentes le hicieron leer a uno de los policías secuestrados, demuestra que están dispuestos a enfrentarse a las fuerzas militares.

Declaraste la guerra y guerra vas a tener. Sal tú mismo a pelear a las calles, no uses a los policías y militares. Cualquier persona que esté de noche en las calles será ejecutada. Acá es mafia, no es pandilla, acomplejado, queriendo ser (Nayib) Bukele”, leyó obligado el cabo Sergio Polanco.

Adolfo "Fito" Macías.jpg
Adolfo Macías, alias

Adolfo Macías, alias "Fito", líder de Los Choneros: Foto: Ejército de Ecuador.

4- Narcoterrorismo, réplica de México y Colombia

Lo que está sucediendo en Ecuador es muy similar a lo ocurrido en México durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), que utilizó a las Fuerzas Armadas para combatir a los carteles, provocando una guerra que dejó miles de muertos.

También se asemeja mucho a la Colombia de 1989, un año fatídico para el país donde dominaba el cartel de Medellin, de Pablo Escobar Gaviria.

En ambos casos, más en Colombia que en México, se produjo lo que luego se conocería como “narcoterrorista”. Las organizaciones delictivas hacían detonar coches bombas, matando a efectivos policiales y civiles, y atentaban contra altos funcionarios.

Buscaban instalar el terror y el caos para así poder controlar las calles.

Violencia en Ecuador
Efectivos policiales rodean un edificio tomado por los narcos.

Efectivos policiales rodean un edificio tomado por los narcos.

5- Las bandas que dominan Ecuador

En Ecuador hay actualmente una veintena de pequeñas bandas dedicadas al narcotráfico y otros hechos delictivos como secuestros extorsivos. Pero hay dos que son las más importantes por la dimensión que tienen en la comercialización de drogas: Los Choneros y Los Lobos.

Ambas están vinculadas a poderosos carteles de México, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. También a un grupo europeo al que la policía llama “La mafia albanesa”.

Justamente una fracción de Los Lobos es la que estaría relacionada con el asesinato del periodista y candidato presidencial Fernando Villavicencio, en agosto pasado.

6- Las cárceles, núcleo de reclutamiento

Las cárceles ecuatorianas desempeñan un papel central como cuarteles generales de las bandas y, especialmente, centro de reclutamientos de nuevos sicarios.

La población carcelaria se cuadruplicó en la última década por la vigencia de una ley adoptada bajo el mandato de Rafael Correa que mantiene en prisión a los acusados hasta su juicio. También por el castigo a los vendedores de droga de bajo nivel.

De 11.000 reclusos que había en 2009 se pasó a más de 40.000, lo que saturó a las cárceles y provocó la expansión de la corrupción entre los guardias.

"Estas prisiones se llenan de gente que necesita sobrevivir allí. Muchos fueron rechazados por sus familias debido a su consumo de drogas, y la única forma de sobrevivir era formar parte de las bandas", explicó Max Paredes, un especialista en el tema, al diario The New York Times.

Daniel Noboa- presidente- electo- Ecuador.jpg

7- De país de tránsito a exportador

Durante mucho tiempo el país fue un centro de tránsito de los cargamentos de drogas procedentes de Colombia y Perú, que terminaban en Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, desde hace menos de una década la situación cambió y las bandas locales se involucraron directamente en la fabricación y distribución de cocaína, vinculándose con los carteles mexicanos.

De acuerdo a un informe de la policía ecuatoriana, en sólo tres años Ecuador se convirtió en el principal exportador de cocaína a puertos europeos, principalmente en Países Bajos.

Para lograr esto las bandas locales cuentan con la logística, las armas y el despliegue de los grandes carteles que les permite lavar el dinero proveniente del tráfico.

8- La influencia de los cambios en Colombia

El problema de narcotráfico en Ecuador tiene varias raíces, entre ellas un mercado de droga que se va transformando en la región, en especial en el país vecino, Colombia.

En 2016, el gobierno colombiano logró un histórico acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que controlaban gran parte del tráfico de drogas.

Al desarmarse el grupo, se produjo una fragmentación y surgieron nuevas bandas y nuevas rutas de tráfico de cocaína, principal producto regional.

Los especialistas cuentan que algunas facciones de las FARC que se negaron a firmar el acuerdo trasladaron su negocio a Ecuador, donde podían seguir operando lejos de la vigilancia del gobierno colombiano.

9- La política interna

Los aciertos y desaciertos en las políticas internas ecuatoriana, así como las sucesivas crisis económicas, tuvieron también influencia en el auge del narcotráfico.

El gobierno de Rafael Correa logró bajar la tasa de homicidios con mayor vigilancia policial y un crecimiento económico que ayudó a sacar de la pobreza a millones de ecuatorianos.

Pero también hubo efectos contrarios, como eliminar el contrato de arrendamiento de una base militar estadounidense en la ciudad portuaria de Manta. Desde allí operaba la agencia antidroga norteamericana, DEA, con aviones que interceptaban cargamentos de cocaína.

Al expulsar esa fuerza Ecuador se quedó sin controles fronterizos en la región del norte. Esto facilitó el tránsito de cargamentos de drogas desde Colombia.

10- Crisis económica

Según los especialistas, primero hay que tener en cuenta que en una economía donde el dólar es la moneda local –Ecuador dolarizó en 2000- y los controles financieros son muy débiles, es fácil blanquear el dinero procedente de la droga.

Segundo, las sucesivas crisis económicas del país tuvieorn su impacto, ya que el narcotráfico se convirtió en una salida laboral para muchos ecuatorianos sin recursos.

El presidente Lenín Moreno, sucesor de Correa, priorizó el pago de la deuda externa del país e impuso medidas de austeridad y recortes presupuestarios que debilitaron aún más el aparato de seguridad de la nación.

En ese momento se consideraba que el país estaba relativamente tranquilo, y por lo tanto eliminó organismos gubernamentales relevantes para la seguridad. Recortó drásticamente el gasto destinado a la policía y a las prisiones, sectores considerados "prescindibles".

Así, el gobierno dejó sin marco institucional al Estado para responder ante una avalancha de narcotraficantes como la que ocurre ahora.

Dejá tu comentario