El clima en Cipolletti

icon
19° Temp
33% Hum
LMCipolletti Juicio

Monsalve a su pareja: "Yo no digo nada por cuidarte" 

Así lo dijo el principal acusado a Ana María Perales, acusada como instigadora del femicidio, cuando los investigadores obtenían las primeras pistas que la involucraban.

Las intervenciones telefónicas entre Juan Carlos Monsalve y su pareja Ana María Perales fueron la pieza fuerte de la fiscalía en el final de la primera semana del juicio por el femicidio de Agostina Gisfman. Terminarían de demostrar la versión de la fiscalía respecto del rol de instigadora de la mujer.

Los audios presentados por el fiscal jefe Agustín García este viernes eran parte de las intervenciones telefónicas realizadas en el marco de la investigación que se inició luego de la primera formulación de cargos. Cabe recordar que a fines de mayo, poco más de un mes luego del hecho, Monsalve y Gustavo Chianese eran los únicos sospechosos -al menos conocidos para el público- por el atroz femicidio de la joven de 22 años.

Te puede interesar...

Las conversaciones que se le mostraron al tribunal fueron varias, entre Juan Carlos Monsalve y su pareja Ana María Perales, entre la mujer y su madre, y entre la mujer y una hermana de Monsalve, su cuñada.

Una de las más importantes es quizás la que sostiene la acusada con su cuñada en junio de 2021, cuando ya los primeros dos sospechosos se encontraban en prisión preventiva y Monsalve debía ser intervenido producto de las primeras complicaciones de salud que surgieron en el contexto de encierro.

SFP Juicio Femicidio Agustina Gifman (12).JPG

Es en ese contexto que Perales le pide a su cuñada si uno de los hermanos de su pareja podía hacerse responsable de su salud y firmar lo que fuera necesario ya que ella se encontraba junto a su familia en la localidad rionegrina de San Javier junto a sus padres y su pequeño hijo, por lo que se le dificultaba acercarse a Neuquén. Esto motivó la advertencia de su cuñada, clave para la investigación.

"En el momento en que usted le suelte la mano, Carlos va a hablar la verdad. Usted fue cómplice de lo que él hizo. Él lo que hizo, lo hizo por usted", le señaló la mujer en la conversación. No obstante, la mujer más tarde reconoció: "Aunque él diga que usted le dijo, nadie lo obligó, nadie le puso un arma en la cabeza".

En este sentido, cabe recordar que Perales está acusada como partícipe del femicidio de Agostina en carácter de instigadora, ya que la fiscalía sostiene que la mujer se enteró de la infidelidad y le exigió a Monsalve deshacerse de Gisfman como requisito para continuar la relación.

La cuñada le repite varias veces que sabe que el femicidio fue cometido por pedido de ella, asegurando que su hermano le confió todo. Perales en ningún momento llega a hablar explícitamente de su rol en el hecho, pero sí asiente con murmuros a todo lo que la mujer le recrimina, y sobre la amenaza de "contar la verdad", asegura que su pareja no le había dicho nada.

SFP Juicio Femicidio Agustina Gifman (6).JPG

Sí admite estar enojada con su pareja ya que desconocía dónde habían ido a parar los ahorros que tenía y que el hombre le había guardado, estimando que podrían haber caído en manos de la hija mayor de Monsalve, dejándola así a ella y a su pequeño hijo sin nada.

En un momento de la charla, la mujer se quiebra por este motivo, dando a conocer que Monsalve ejercía violencia física, psicológica y económica contra ella, contando de amenazas puntuales, de reiteradas infidelidades y lamentando: "Me dejó sin plata y con deudas, me hizo sufrir muchas cosas".

Uno de los momentos en que reconoce a su pareja como el femicida de Agostina y parece también admitir que ella misma tuvo un rol en ello, fue al manifestar: "Antes de mandarse la cagada, debió pensar en el nene, y yo también(...). Desde el día en que esa mujer se cruzó en mi vida, mi vida quedó arruinada".

SFP Juicio Femicidio Agustina Gifman (13).JPG

Al mes siguiente de esta charla, Perales habla finalmente con su pareja y acusado -quien por entonces estaba detenido, aunque ella aún estaba en libertad-, en el que él niega tener intenciones de delatarla, aunque le advierte que seguramente los investigadores están tras ellla.

"Te quieren a vos, si a mi no me pueden meter preso, te van a querer meter a vos", le confía. La mujer, no comprendiendo cómo podían ir tras ella, le consulta: "¿Cómo?", a lo que Monsalve finalmente le dice "tienen los audios del ruso".

No obstante, le insiste: "Yo no digo nada por cuidarte, yo me voy a culpar de todo".

En otra de sus conversaciones semanas más tarde, el acusado admite: "Hice la peor pelotudez que pude haber hecho, matar a una persona(...) Por tener un amor".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario