El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
34% Hum
LMCipolletti

Habitantes de la toma Los Sauces reclaman por el suministro de agua

Los vecinos casi no cuentan con una gota para sus necesidades mínimas.

Protestaron ayer en la sede local de la empresa ARSA.

Habitantes de la toma Los Sauces, ubicada al sur de Ruta 22, no lejos del barrio Labraña, se manifestaron ayer frente a la sede local de la empresa Aguas Rionegrinas (ARSA) en procura de un compromiso para la provisión adecuada de agua potable al sector.
Los vecinos se acercaron por la mañana a las dependencias con el objetivo de solicitar una reunión urgente con la responsable local de la firma, Raquel Morales. No contento con ello, se dedicaron a colocar en las paredes interiores de la sede carteles en los que se exigían respuestas a los planteos y se hacía destacar la importancia del agua como elemento clave para la vida humana.
Luego de permanecer un rato y tras algunos cánticos irónicos de por medio, los manifestantes consiguieron hablar con Morales, a quien le plantearon sus demandas.
Jaquelina Cárdenas, referente del asentamiento, explicó que el pedido de una conexión adecuada a la red de agua potable data ya de hace mucho y no se ha conseguido por la falta de definiciones por parte de ARSA y de la Municipalidad.
La toma tiene tres años de existencia y de ella participan 70 familias. El servicio se recibe en la actualidad a través del caño que anteriormente abastecía la vivienda que había en la chacra ocupada. Obviamente, el diámetro del caño impide el abastecimiento adecuado para tantas personas, entre ellas muchos niños, como hay en el predio en la actualidad.
En consecuencia, los pobladores casi no tienen agua ni para preparar su comida, ni para asearse ni para mantener en funcionamiento los sanitarios ni para las necesidades más básicas. La presión del líquido es mínima, cuando no deja de circular lisa y llanamente.
Cárdenas contó que la situación se vuelve dramática por los peligros de enfermedad que hay para todos pero, en particular, para los niños, puesto que las condiciones de higiene y limpieza no pueden garantizarse así.
Además, existe el riesgo, como ya ha ocurrido, de que ante un incendio en las precarias viviendas éstas se quemen sin posibilidad de combatir las llamas dado que no se dispone de agua en cantidad para enfrentar los siniestros.
La dirigente indicó que “ARSA y la Municipalidad se pasan la pelota una a la otra. Las dos dicen que la otra tiene que autorizar o empezar antes y al final ninguna lo hace. Así va pasando el tiempo, los meses y los años. Pero nosotros no podemos esperar más”.
Además, cuestionó el hecho de que la empresa haya planteado que no está en condiciones de efectuar obras para el asentamiento porque sus habitantes no estarían en condiciones de pagar por el servicio.
A las 14, los manifestantes pudieron reunirse de nuevo con Morales y ahora también con el secretario de Gobierno de la comuna, Darío Bravo. Allí quedó en claro que ARSA quiere sí o sí cobrar por sus prestaciones en tanto que el Municipio no pretende subsidiar ningún consumo de agua por no contar con los recursos para tal efecto.
Sin una solución a la vista, los ocupantes tendrán hoy un nuevo encuentro, a las 8.30, con Morales, Bravo, un representante del DPA y se habla que con el propio intendente Abel Baratti, con el fin de hallar un camino que pueda resultar satisfactorio para todos.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario