El clima en Cipolletti

icon
21° Temp
45% Hum

Guerra trans: ahora fue Mamucha la que denunció amenazas

La travesti condenada por trata de personas asegura que las chicas que la denunciaron ahora no paran de hostigarla hasta en su propia casa.

Marcela Ramírez, también conocida como Mamucha, denunció que las chicas trans que la metieron presa no la dejan en paz. “Si cometí un error, ya lo pagué. No me molesten más, hagan su vida”, dijo en diálogo con LM Cipolletti.

El último episodio narrado por ella fue el sábado de la semana pasada, cerca de las 22:45, cuando las chicas fueron hasta la puerta de su casa, dos de ellas en moto y otras cuatro a bordo de un auto, y se pusieron a fumar marihuana. “No sé qué más quieren, qué están buscando. Yo ya no ejerzo la prostitución”, contó Marcela.

Te puede interesar...

Luego pasaron tocando bocina y a los gritos, y Mamucha tomó la decisión de radicar la denuncia correspondiente.

Por su parte, su marido, Leandro Gabriel Gómez, advirtió que durante los tres años que estuvo tras las rejas, las mismas chicas que la instigan coparon las rutas y no pararon de trabajar. Por eso, apuntó a la problemática de fondo que subyace a esta situación: “Más allá de la guerra entre trans, de la novela barata, lo que importa es que la persona transgénero pueda tener el día de mañana un trabajo y una vida digna”.

Contra la hipocresía

Gómez también cuestionó la hipocresía de las asociaciones e instituciones que hablan de la problemática, pero no la resuelven y pierden el tiempo en menudencias.

“Es más fácil molestar a Marcela que erradicar la trata de personas o darles un trabajo digno a estas chicas, que siguen trabajando en las rutas con el frío que hace y en paños menores”, sostuvo.

“La asociaciones e instituciones que bogan por los derechos de la persona trans deberían ponerse las pilas y ayudarlas en serio, sacarlas de las paradas y ofrecerles un trabajo, porque la mayoría no supera los 50 años a causa de las enfermedades venéreas que contraen y los problemas psicológicos”, concluyó el hombre.

“Si cometí un error,ya lo pagué. No me molesten más, hagan su vida. No sé qué más quieren, qué están buscando. Yo ya no ejerzo la prostitución”.Marcela Ramírez. Fue condenada por trata de personas. Hoy está libre.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario