El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
73% Hum
LMCipolletti

Familias volvieron a poblar el barrio Puente de Madera a pesar de olores

Autoridades municipales dispusieron ya hace tiempo la mudanza de los vecinos y el posterior derrumbe de las casas. Sin embargo, con el transcurrir de los meses, llegaron nuevos ocupantes.

En algunos terrenos, se están levantando más construcciones. Muchas familias aseguran que compraron las viviendas.

Ya transcurrieron casi diez meses desde que 57 familias del barrio Puente de Madera fueron relocalizadas en nuevas viviendas en el Distrito Vecinal Noreste. Actualmente, las viejas estructuras que debían ser demolidas por el Municipio se encuentran habitadas, muchas de ellas mejoradas e incluso hay nuevas construcciones. Algunos vecinos del lugar aseguran haber comprado el inmueble a sus antiguos dueños.
El paisaje es el mismo que años atrás. Una serie de escombros de viviendas demolidas que quedaron luego de los incidentes del 25 de marzo de 2012, cuando algunas personas se oponían a la destrucción de las propiedades y que, sin embargo, fueron destruidas por palas cargadoras.
Hace nueve años, el gobierno provincial habilitó frente al barrio la planta de líquidos cloacales de la ciudad. Desde entonces el olor nauseabundo se apropió de cada sector del asentamiento. Los vecinos se movilizaron y tras años de golpear puertas, el IPPV les otorgó nuevas viviendas.
En el proyecto figuraba el derrumbe de todas las estructuras que se encontraban en la zona afectada por la planta para que no puedan ser habitadas nuevamente. Sin embargo, mientras los ex propietarios dejaban sus hogares, éstos eran habitados por otras personas, que pese a la intervención de las fuerzas policiales lograron su cometido.
 
Los nuevos afectados
El déficit habitacional en Cipolletti es notorio y queda reflejado en muchos aspectos, como en el barrio Puente de Madera. Los vecinos tratan de obviar el terrible olor que hay en la zona y que se acentúa en esta fecha por las altas temperaturas.

La rutina en el lugar es la misma que años anteriores, sólo cambian los protagonistas. Muchos de los que llegaron al lugar, lo hicieron para quedarse y no de manera provisoria. A través de un recorrido por las distintas viviendas, se pueden observar casas refaccionadas, ampliaciones, jardines cubiertos de plantas, negocios, como también una casa en plena construcción.
Las instituciones religiosas y sociales también permanecieron. Dos iglesias evangélicas y un centro comunitario se encuentran en pleno funcionamiento. Los nuevos habitantes cuentan con los servicios de agua y luz, y además pasa por el lugar el servicio de recolección de basura municipal.
 
“Las compramos”
Algunos vecinos del lugar aseguran haber comprado las propiedades a sus antiguos dueños. “La mayoría de los que vivimos acá compramos las casas y otros son familiares de los que se fueron”, expresó una vecina.
Como pueden, atraviesan esta época de verano con los olores nauseabundos, que se aplacan con la llegada de los primeros fríos al Alto Valle. Hasta el momento, no tienen planes de mudarse y permanecerán en ese sector de la ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario