El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
57% Hum
LMCipolletti

El Willy Ferreyra disfruta su momento

El arquero de Cipolletti, nacido en las canteras albinegras, terminó jugando 12 partidos en el Torneo Argentino A, después de haber comenzado el certamen como suplente de Facundo Ávila.

Fue un año especial para el jugador de Cipo, que volvió al fútbol tras haber decidido colgar los botines. Pero la pasión pudo más. Terminó el certamen vistiendo la "1" .
 
Guillermo Ferreyra creció futbolísticamente en el Club Cipolletti. Fueron pocos los partidos que les tocó jugar desde el inicio en el Albinegro. Al principio, por su juventud y más tarde por tener delante suyo a Raúl “Oreja” Ruiz. Siempre se mantuvo a la espera de su oportunidad para vestir la “1” del Capataz, oportunidad que costó llegar.
Antes tuvo que emigrar a Racing de Olavarría y jugar una temporada en el Torneo Argentino B e incluso llegar a la decisión de dejar el fútbol. Pero la pasión fue más fuerte.
Estuvo pocos meses sin sentir esa sensación única previa a un partido, porque fue tentado por Pablo Parra para jugar la Liga Deportiva Confluencia en Fernández Oro. A partir de una actuación sobresaliente (fue la valla menos vencida del certamen), propia de un arquero de otra categoría, desde la institución de la calle Mengelle volvieron a posar sus ojos en Ferreyra. Y esta vez la oportunidad llegó.
 
¿Cómo cerrás el año?
En lo personal fue un año muy positivo, de jugar la Liga Confluencia en Fernández Oro se dio volver al club; y después, en cuanto a los resultados, yo creo que se hizo una buena campaña. Por ahí muchos se fijan en los números como visitante, pero así y todo estamos en un tercer puesto y clasificando que es el objetivo.
 
¿Te imaginabas terminar jugando?
Después que pasan las cosas uno se da cuenta. Cuando llegué yo, sabía que Facu (Ávila) era el titular, pero más que nada quería volver porque era lo que siempre había hecho y me había dado cuenta que me gustaba y que lo necesitaba. Después, y lamentablemente por una lesión que sufrió Facu en Olavarría (en la 4ª fecha ante Racing), me tocó jugar. El de arquero es un puesto jodido, en el que sólo juega uno. Yo tengo dos compañeros bárbaros como el Ale Vázquez y Facu. Esta vez me tocó jugar a mí y gracias a Dios anduve bien y pude mantener el puesto y además el cuerpo técnico me bancó.
 
¿Cómo decidiste volver a jugar?
Había tomado la decisión de dejar el fútbol, pero el Dani Olea me invitó a El Chañar a jugar un torneo de un fin de semana y ahí me picó el bichito de jugar al fútbol otra vez. Después me llamó el Chala Parra para ir a jugar a Oro. Hicimos un buen torneo allá. Más tarde se dio la posibilidad de que el cuerpo técnico que está ahora en Cipo, más los dirigentes que dieron el sí, me dieron la posibilidad de seguir acá.
 
¿Qué te dejó tu paso por Racing?
Fue algo muy lindo, además del logró que se consiguió (ascenso), y en lo personal me sirvió mucho en el crecimiento en cuanto a la persona, pasamos junto a Julio Ibáñez situaciones complicadas y creo que te ayudan a crecer, de dejar la familia en Cipolletti, hasta estar meses sin cobrar. Son cosas que te hacen dar cuenta de lo que tenés y por ahí, cuando estás acá no lo valorás, como por ejemplo la infraestructura o la ropa y otras cosas. Vos estas acá y lo ves muy natural, pero no es tan así. Cipo es un club muy grande y por ahí uno no lo valora como debería.
 
¿Por qué Cipo no gana de visitante?  
Yo creo que es algo más de la cabeza que deportivo. Por ahí hicimos buenos partidos, como en San Juan y en Madryn, y lo terminamos perdiendo. Pienso que puede influir que acá ganamos todos los partidos, entonces vas a jugar afuera y decís 'si perdés no pasa nada'. Es algo psicológico, porque juegan los mismos, con los mismos esquemas y son los mismos rivales, y lamentablemente no se consiguen estos resultados. Pero yo creo que si cambiamos la cabeza lo vamos a dar vuelta.
 
¿Se sienten más cómodos de local?
En lo personal, creo que es más difícil jugar de local que de visitante, por la obligación de ganar. Pasa que después vas de visitante y te relajás. Hay que lograr un equilibrio.
 
¿Los de afuera hacen sentir la localía?
Hace mucho tiempo que vengo jugando torneos de ascenso y creo que cada vez el tema de la localía influye menos, porque vos antes ibas afuera y sabías que el árbitro te iba a matar y era casi imposible ganar. Pero ahora han mejorado mucho los arbitrajes, y en esta categoría, salvo dos o tres equipos, no llevan mucha gente, como por ejemplo si pasa en la zona norte. Presión prácticamente no hay, por eso es difícil buscar la razón por la que no se consiguen resultados fuera de casa.
 
¿Los juveniles dieron una mano?
Este plantel tiene una mezcla de experiencia y juventud. Fue una apuesta que hizo el cuerpo técnico y por suerte le salió bien. Por ahí antes había chicos que prometían, pero después en la cancha, a la hora de jugar, cambiaba mucho. Pero en este caso los más jóvenes que entraron pusieron todo, incluso hasta mejor de los que estaban jugando.
 
¿Qué te dijo el DT antes del receso?
Fue una charla en general, con todo el plantel. La verdad que ellos están muy contentos con el rendimiento. Nos dijeron que no nos relajemos, que cuando arranquemos la pretemporada tenemos que seguir metiéndole que faltan seis fechas antes de jugar contra los mejores. Siempre es más lindo jugar las instancias con los de arriba que tener que estar sacando cuentas.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario