Denuncian que la Muni permitió vender petardos

Habría exceptuado tres artefactos pirotécnicos muy ruidosos.

Una vecina cipoleña denunció que la ordenanza que prohíbe la venta de petardos durante las fechas festivas fue incumplida no sólo por los comerciantes y sus clientes, sino también por el Municipio al permitir la exhibición de un reducido número de artificios de estruendo.

Romina, una joven proteccionista de la ciudad, explicó que recorrió local por local para asegurarse de que la norma fuera cumplida pero que, en su lugar, se llevó una desagradable sorpresa.

Te puede interesar...

El 9 de octubre de 2017 la Dirección de Comercio de la Municipalidad anunció de manera oficial la puesta en marcha de la normativa que regula la comercialización, distribución, tenencia, portación, depósito y uso público o privado de artículos de pirotecnia audible. Esta especifica que tanto los petardos como los fósforos, baterías, volcán de efecto combinado, mortero, mortero con bomba, caña voladora están terminantemente prohibidos.

Además, las autoridades se encargaron de remarcar que los únicos productos permitidos durante las fiestas son los luminosos, siempre y cuando estén autorizados por la Anmac (ex Renar). Sin embargo, y pese a la ordenanza, los cipoleños festejaron con toda la pirotecnia que encontraron a la venta.

La proteccionista de 35 años contó a LM Cipolletti que durante un relevamiento que realizó por cuenta propia para Año Nuevo descubrió que al menos tres artificios que provocan fuertes estruendos fueron permitidos en la ciudad. Estaban señalados en un catálogo de pirotecnia en el que se los describía así: Match 6 (un mortero con 7 bombas de color de gran estruendo), el Estruendoso (con luces adicionales) y el Petardo Coloured Flowers (luz verde y de estruendo gigante).

“Cuando entré a los negocios les señalé a los dueños que había artículos que no podían vender porque estaban prohibidos pero me dijeron que sí porque el cuadernillo que les entregó el Municipio indicaba que estaba permitida la comercialización de algunos de ellos. Así fue como los nenes con autismo la pasaron mal, al igual que las personas mayores y los animales. Cuando fui al hospital me dijeron que ingresaron seis nenes con quemaduras por el uso de pirotecnia. Es una burla”, sentenció Romina.

Por esta razón, se acercó hasta Comercio para dejar constancia de su queja y de la irresponsabilidad de quienes confeccionaron el muestrario de venta en el que señalaron con un “no” los artículos vedados. “Hablé con el director y me negó todo, pero cuando le mostré las fotos me dijo que no sabían todas las características de cada uno de los artificios. ¿Cómo puede ser? Son ellos los que lanzan una ordenanza que no pueden ni cumplir”, arremetió con bronca.

Una proteccionista recorrió los locales para verificar que no vendiesen pirotecnia ruidosa y encontró el instructivo que la Muni les repartió: había excepciones.

Trampas a simple vista

Petardos, a pedido

En los primeros días de venta de pirotecnia, comerciantes y clientes se quejaron por las restricciones. Sin embargo, LM Cipolletti confirmó que en algunos locales del centro vendían petardos a clientes insistentes.

Cuadernillo de excepciones

Una proteccionista salió a controlar el cumplimiento de la norma y se topó con un cuadernillo en el que la Muni señaló los elementos prohibidos. Entre los permitidos había tres tipos de petardos muy ruidosos.

Fue un teléfono descompuesto

Por otro lado, la proteccionista también manifestó que el número telefónico que el Municipio habilitó para denunciar el uso indebido de pirotecnia para Navidad y Año Nuevo no funcionó en ningún momento y que, a modo de justificación, le dijeron que “como era feriado no había nadie para atenderlo”. En las redes sociales, muchos vecinos se habían quejado porque quisieron denunciar locales y no pudieron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario