Por el hecho ocurrido el 19 de mayo de 2017 en una vivienda ubicada en calle González Larrosa al 1200 hay dos acusados, los hermanos Mario y Rafael Ruminot, quienes enfrentan cargos por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Luego de varias audiencias, hoy podría cerrarse el debate con la declaración de un especialista en balística y los alegatos del fiscal y el representante legal de los imputados. Según fuentes judiciales, el aporte del testigo será fundamental para el desarrollo de la causa y la suerte de los Ruminot.

La persona citada deberá brindar un pormenorizado informe sobre las armas secuestradas y el proyectil que se rescató del cuerpo de la víctima: si los vincula o sugiere que la bala hallada en el cuerpo de Contreras pudo ser disparada por las armas incautadas en el barrio neuquino San Lorenzo, la situación de los dos principales sospechosos del homicidio quedará muy complicada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario