El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
49% Hum
LMCipolletti alegatos

Con los alegatos finales, concluyó el primer juicio por jurado de Viedma

Un padre y su hijo son acusados del homicidio de Emilio García y por intentar asesinar a José Antehuil, en Sierra Grande. Ahora, el jurado deberá resolver si son culpables.

Con los alegatos finales, concluyó este jueves el primer juicio por jurados realizado en la ciudad de Viedma en donde seis hombres y seis mujeres deberán determinar si un padre y su hijo son culpables de haber perpetrado el homicidio agravado de Emilio García e intento de asesinato de José Antehuil, en Sierra Grande.

Esta instancia se produce luego de tres días de debate en donde se escucharon a 17 testigos, entre ellos el hombre que se vio involucrado en los hechos y pudo salvar su vida. También habló ante el jurado popular Victor Massetta, uno de los dos acusados.

Te puede interesar...

El Fiscal Jefe Hernán Trejo fue el primero en alegar, realizando una minuciosa reconstrucción de los hechos relatados el primer día, pero relacionándolos ahora con todas las pruebas que cada uno de los testigos aportó. En ese marco describió cada una de las contradicciones marcadas por los defensores.

A su vez, remarcó que se encontraron partículas de residuo de disparo en la palma izquierda de Emilio García, pero no en la zona de la mano en la que apoya el arma (denominada tabaquera) y que pueden haber llegado allí “por transferencia” cuando los imputados manipularon su cuerpo.

Retomó, en este sentido, las palabras del perito balístico, quien afirmó que García no disparó ningún arma. Asimismo, recordó que otro de los testigos que también realizó pericias genéticas dijo que sólo encontró restos del ADN de Víctor Massetta en las armas que participaron en el hecho.

Acerca de la herida que César Massetta tenía en el pie, fundamental para la teoría del caso de la defensa que destacaba que fue el primer ataque del que se defendieron los imputados, recordó a la médica forense que dijo que la herida era de carácter leve y , en relación a la misma, enfatizó en el testimonio del perito que realizó la reconstrucción de los hechos, quien destacó que era “altamente probable” que la misma haya sido efectuada por él.

Además comparó la prueba producida con los dichos de Víctor Massetta, quien declaró el primer día advirtiendo contradicciones. Dijo que la defensa sólo presentó un testigo y, ante el cuestionamiento que recibieron los peritos pertenecientes al Poder Judicial de falta de credibilidad, agregó que ellos pudieron presentar sus propias pericias, pero no las hicieron porque no los favorecía.

“Los Massetta quisieron hacernos creer que esto fue una defensa pero probamos que no hubo agresión previa de Emilio García, que ellos tenían un nylon negro en el auto en donde pusieron el cuerpo sin vida, no admitieron en el control policial que llevaban una persona herida”, detalló en este sentido.

“Aquí estuvieron sentados Antehuil (quien salvó su vida huyendo) y Sandra Tripailao (la mujer de Emilio García) dos víctimas del hecho y que lo único que nos pidieron fue justicia. No le demos la espalda. Les pido que Víctor y César Massetta sean declarados culpables”, culminó el fiscal.

A su turno, los abogados querellantes Manuel Maza y Favio Igoldi, en representación de los hijos más grandes y de la última pareja de la víctima y su hijo menor, respectivamente sostuvieron la acusación planteada. Maza explicó que la defensa “construyó un relato mentiroso”, dijo que ambos acusados tuvieron la posibilidad de declarar para contar su verdad y sólo uno eligió hacerlo. “Los acusados han reconocido que mataron a una persona, dan una versión distinta sobre los motivos, pero confirmaron que la mataron”, enfatizó.

En igual sentido Igoldi dijo que de los dos hombres que estuvieron presentes en el lugar de los hechos y declararon en el juicio, uno miente. “Antehuil declaró bajo juramento de decir verdad y relata así la agresión de los Massetta hacia García quien – dice- no tenía arma ni disparó, lo que se corrobora con lo dicho por peritos a lo largo del debate”, remarcó.

Dijo, en cambio, que la defensa “no probó que quienes mataron lo hicieron en defensa propia o de su hijo”, aclaró que por ser imputado en su declaración Massetta “puede mentir” y que su versión no es compatible con la prueba producida por los testigos independientes.

La teoría del caso de las defensas

El abogado de Víctor Massetta, Damián Torres, explicó que éste defendió a su hijo de un ataque previo. Cuestionó especialmente el relato del testigo presencial del hecho (“no pudieron determinar nada respecto de él”, dijo) y recriminó a la querella haber manipulado la acusación.

“Mis colegas pretendieron decirles que la lesión en el pie se la hizo Massetta a sí mismo, cuando la médica nos dijo que el orificio de entrada por sus características fue producido por un tercero” y eso lo sostiene además “la trayectoria del disparo”. Agregó que la acusación no pudo probar “cómo llegó el arma al lugar de los hechos”.

“El disparo que tenía Massetta lo efectuó García que llevó el arma hasta allí, agarró las balas y su arma de la camioneta, disparó y recién ahí Víctor interviene en defensa de su hijo”, destacó. En cuanto a los alegatos anteriores dijo que “mis colegas intentaron persuadirlos desde la emoción, pero sin evidencia científica”

Finalmente la defensa de Cesar Massetta ejercida por los defensores oficiales Carlos Dvorzak y Adrián Zimmermann sostuvieron lo afirmado en los alegatos de apertura.

Zimmermann aludió especialmente al testimonio de la médica forense para desacreditar la teoría del caso de la acusación “el cuerpo habla y mientras la medicina es una ciencia, nosotros como abogados podemos tener diversas interpretaciones”.

“Qué hacía García con las 9 balas que tenía en el bolsillo”, se preguntó y explicó su teoría del caso que se inicia cuando “Garcia lo insulta a César, lo empuja y le pega un tiro en el pie y en esta situación Victor dispara el primer tiro que García devuelve y luego el segundo que lo hace caer. Ya en el suelo este levanta el brazo, forcejea con Cesar a quien se le escapa el tercer tiro, un disparo que para la médica no fue mortal”.

“César fue victima de Emilio García que lo fue a buscar y le disparó. César no tenía armas – la utilizada era de García –. César le efectuó un tiro que se le disparó pero no lo mató”.

A su vez, aseguró que dos personas culpables no hubieran llevado a García a la comisaria y no se hubieran puesto a disposición de la justicia. En cuanto al testigo presencial dijeron que no se pudo probar que le hayan efectuado veinte disparos y que él “es parte de la familia de García”.

A su turno, Carlos Dvorzak enfatizó en que su defendido no mató a García y que la Fiscalía no pudo resolver quien efectuó el disparo que Massetta tenía en el pié y cómo aparece el arma en la escena del crimen.

Explicó que si Masetta se hubiera efectuado el mismo el disparo en el pie deberían haber encontrado pólvora en la zapatilla por la cercanía. Destacó además que la acusación debería haber dado certeza acerca de cómo llegó el arma al lugar de los hechos.

“Lo que se dice en el juicio se tiene que probar y ustedes no tienen que quedarse con estas dudas porque van a resolver sobre la vida de dos personas”, finalizó.

Terminados los alegatos, las partes con la Jueza Daniela Zagari consensuaron las instrucciones, que luego les brindarán al jurado para deliberar.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario