El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
17% Hum
LMCipolletti pizzería

Cambió de rubro, puso una pizzería y al tercer día motochorros le robaron

El cipoleño Andrés Ancao dedicó 28 años de su vida a los eventos sociales como sonidista. En pandemia se quedó sin trabajo, cambió de rubro, puso una pizzería con mucho entusiasmo y al tercer día dos motochorros le robaron.

Cuando inició la pandemia de coronavirus, Andrés Ancao supo enseguida que no iba a poder seguir trabajando como sonidista, aunque sus 28 años de servicio lo consolidaran en el rubro y nadie se imaginara, entonces, que la cuarentena iba a ser tan larga. Andrés visualizó el peor escenario y se fue preparando para hacer un cambio rotundo. Se le ocurrió que podía incursionar en la gastronomía y puso una pizzería, con el apoyo de su mujer y sus dos hijos, y la buena onda de amigos y emprendedores que colaboraron con la causa para que esta familia cipoleña pueda salir del parate.

Todo fue entusiasmo y alegría, más allá de los meses que pasaron sin trabajo. Tenían algo por lo que luchar: pizzería Obeja Negra, con "b", para diferenciarse del resto. "Obeja bien rebelde, para darle otra onda" al comercio, ironizó Andrés.

Te puede interesar...

El comercio está ubicado en la calle Perón 608, del barrio Flamingo; y eligieron abrir el lunes (21/9), con toda la energía positiva de la primavera. Ese día, Andrés, su familia y los empleados celebraron el comienzo de algo nuevo, algo en lo que creer y aferrase para salir adelante, en medio de tantas dificultades. Sin embargo, al tercer día de trabajo llegaron los "trabajadores del afano", como dice él, y le arruinaron la fiesta.

Dos motochorros ingresaron y en pocos minutos se llevaron la recaudación del día del comercio. Ocurrió el miércoles, alrededor de las 21.30, cuando el personal estaba tomando algunos pedidos. "Salió el muchacho que hace delivery y automáticamente entraron ellos, los mismos motochorros que reconocí en el video de la casa de comidas que asaltaron el sábado, en la calle Alem 1780. Otro golpe, en cuatro día, y con la misma ropa. Porque llevaban las mismas camperas", contó el dueño de la pizzería Obeja Negra.

Uno de los motochorros iba armado con una especie de tumbera, y el otro exhibía un arma más corta, tipo pistola. Desgraciadamente, tenían las cámaras de seguridad apagadas, porque recién se estaban acomodando. "Nunca pensamos que al tercer día de estar trabajando nos iban a asaltar y lamento mucho que nos vayan a conocer de esta manera, no era la idea", expresó Andrés, en diálogo con LMCipolletti.

Agradece a Dios que los motochorros no hayan herido a nadie, porque ambos estaban armados. Uno de los delincuentes quiso llevarse su celular, pero al final desistió; y cuando ya estaban por retirarse del comercio, se acordaron de las latas cervezas, como quien olvida retirar algo, y volvieron por ellas. Se llevaron seis.

Luego, los dos motochorros escaparon a toda velocidad en la moto enduro que utilizaron para perpetrar los últimos hechos. Cuando personal de la Comisaría 24 se acercó al lugar y le mostró el video donde los motochorros quedaron escrachados, Andrés reconoció que habían sido los mismos.

"La verdad que ni me lo esperaba. Andaba contento, porque pudimos salir adelante con otro proyecto, al que le pusimos todo el amor; y de repente te encontrás con esta situación. Igual, sabemos que vivimos tiempos difíciles y que esta es la nueva realidad. Somos conscientes de eso, que vamos a encontrarnos con más delincuencia", se sinceró.

Por eso, consideró necesario coordinar con las fuerzas policiales, el Municipio y los comerciantes mayores controles después de las 20. Pidió más seguridad para los comercios gastronómicos que trabajan de noche. "Hoy tenemos que estar más atentos que nunca y ver de qué manera nos cuidamos y cuidamos a nuestros clientes, buscando estrategias para que nos roben menos", acotó.

Andrés arrancó con el sonido de varios eventos sociales cuando apenas tenía 16 años; y si bien no patió el tablero para siempre, porque no dio de baja a su empresa de sonido, hoy apuesta fuerte a otro comercio, la pizzería. El rubro que conoce como la palma de su mano está en crisis y no sabe por cuánto tiempo.

"Nosotros no solo hacíamos eventos de todo tipo. También teníamos una oficina de venta de equipamiento de sonido (Master Mix). Pero quién te va a comprar una máquina de humo en este momento", se preguntó.

Para remontar con la pizzería, vendieron la mitad de su capital de sonido. Tuvieron el apoyo de amigos y emprendedores, pero nada de ayuda económica del gobierno. No obstante, destacó el acompañamiento que recibió por parte del Municipio para habilitar el comercio.

"Obviamente que le pusimos todas las ganas a este proyecto porque fueron cinco meses sin trabajo y otros ingresos no tenemos. A los 20 días de iniciar la pandemia, ya estábamos trabajando en la idea de la pizzería. Ahora nos viene a pasar esto. Lamentablemente nos tuvimos que hacer conocer de esta manera, no era la idea, pero ya estamos en el baile y hay que seguir bailando. Con tantos comercios que están cerrando, hay que apoyar a los que están abiertos. Acá son seis personas las que estamos trabajando, y cada uno tiene su propia historia de lucha por una vida digna", cerró.

De los motochorros, por ahora, no se sabe nada. Aunque la Policía inició ya una investigación.

El otro comercio asaltado es una casa de comidas llamada Don Quique que está ubicada en la calle Alem 1780. Allí ingresaron el sábado pasado, alrededor de las 22.30, y se llevaron dinero y celulares, luego de amedrentar con sus armas de fuego al dueño y cuatro empleados. En ese comercio había cámaras que filmaron toda la secuencia.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.7027027027027% Me interesa
2.7027027027027% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
94.594594594595% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario