El clima en Cipolletti

icon
22° Temp
17% Hum
LMCipolletti +Salud

¿Bebés en riesgo? Qué es el botulismo del lactante

Los casos son esporádicos pero existen, y por año en toda la región se reportan numerosos pacientes.

Estreñimiento, debilidad o dificultad para alimentarse, movimientos flojos y letargia… son signos que no deben ignorarse. Es una enfermedad potencialmente mortal pero que, diagnosticada en forma precoz, puede ser tratada exitosamente. Cómo prevenir. Lo explica una especialista, en el marco de +Salud, la campaña que llevan adelante la Legislatura de Neuquén, junto a LM Neuquén y LU5.

Los casos son esporádicos pero existen, y por año en toda la región se reportan numerosos pacientes, por lo cual recomiendan a padres y especialistas estar alertas.

Te puede interesar...

El botulismo del lactante es una enfermedad que aparece en forma silenciosa, pero que en un breve tiempo muestra su peor cara: un malestar generalizado que comienza con síntomas neurológicos y puede ser potencialmente mortal. Se trata de una patología que, cuanto antes se diagnostique, ofrece más chances de dejarla atrás sin ningún tipo de secuelas.

En Argentina se registran unos 25-30 casos al año, en su mayoría niños menores de 1 año de edad. Las mayores fuentes de infección son los alimentos contaminados y el polvo procedente de suelos que poseen esporas de Clostridium botulinum.

Estas esporas no ocasionan enfermedad cuando son consumidas por adultos saludables, pero pueden colonizar, germinar, multiplicarse y generar sustancias altamente tóxicas (toxina botulínica) en el tracto intestinal de bebés menores de un año. Esto se debe a la ausencia fisiológica del suficiente nivel de acidez gástrica y de flora protectora en el aparato gastrointestinal de los niños en esta franja etaria.

Según se explicó, la toxina es neurotóxica. “El paciente comienza con síntomas neurológicos como si fuera una parálisis flácida. Se empiezan a paralizar ciertos músculos, signos muy específicos notados por los padres como que el bebé deja de tomar el pecho, lo notan más dormido, no puede abrir los ojitos, pierde fuerza en el sostén cefálico, no puede tragar bien la saliva, es como que empieza a quedarse muy decaído y suelen consultar justamente por eso. Los papás consultan porque duerme más tiempo, no toma el pecho, no se mueve tanto”, advirtió una especialista pediátrica de Valle.

“Hay tres tipos de botulismo, el del adulto, el botulismo del lactante y el botulismo por herida. El germen suele ser el mismo que es el clostridium pero la forma de contagio, los lugares de contagio, son distintos”, explicó Sara Regliner, médica pediatra y jefa de la Sala de Terapia de Neonatología del sanatorio Juan XXIII de Roca.

La médica indicó que es una patología “relativamente frecuente en nuestra zona. En promedio nosotros vemos de tres a cuatro chicos por año con botulismo del lactante. Y se produce muchas veces por la ingesta o inhalación de la espora del clostridium. Es un germen que se encuentra en una espora que se encuentra en la tierra, en el polvo, en el polen de algunas plantas y, en donde es muy conocido, la miel. Cuando no se purifica bien y la miel no es segura crecen las esporas dentro de la miel. Y muchas veces los pacientitos ingieren la espora”.

En adultos el jugo gástrico disuelve la toxina, pero en el lactante o menor de un año falta un proceso enzimático que destruye esa espora. “Al no tenerla, la espora llega hacia la parte intestinal, produce la liberación de una toxina y esa es la toxina que produce botulismo”.

- ¿Cómo la puede contraer un bebé de pocos meses?

Cuando no hay antecedentes en la ingesta, por lo general hemos visto muchos casos en que suele ser por inhalación de la espora. Por polvo, por tierra, donde se encuentra este elemento que hace que el bebé a través de sus secreciones respiratorias ingiera esa espora. Llega hacia la parte intestinal, se libera una toxina que es neurotóxica. Se pega en las terminaciones nerviosas y al adherirse impide la movilización de todo lo que sean músculos. El paciente comienza con síntomas neurológicos como si fuera una parálisis flácida. Se empiezan a paralizar ciertos músculos.

- ¿Cómo se diagnostica?

Muchas veces el diagnóstico de botulismo tarda si uno no tiene experiencia de verlo, porque a veces (el paciente) entra con cuadros respiratorios o infecciosos. El tratamiento se hace con toxina antibotulinica, la cual actúa tratando de evitar que la toxina se pegue. Cuando ya está adherida al nervio, el tratamiento es más paliativo. Mejorar la respiración del paciente, que se alimente por sonda, tratamiento antibiótico en caso de que haya alguna infección sobreagregada, suelen haber cuadros respiratorios porque no puede toser. Lleva tiempo de evolución, este tiempo lo determina solamente el paciente porque nadie sabe qué cantidad de toxina ingirió. Hay algunos pacientitos que están 3 o 4 semanas, otros 1, 2 o 3 meses con síntomas neurológicos e internados. La antitoxina nos ha ayudado mucho en disminuir el tiempo de internación y los síntomas prolongados. Mientras más rápido se diagnostique, más se podrá bloquear.

- ¿Los pacientes pueden quedar con secuelas?

Dada nuestra experiencia, no hemos tenido pacientes que queden con secuelas neurológicas. Se recuperan totalmente, y después sanan bien.

Prevenir, fundamental

En relación a las medidas de prevención, Regliner destacó que “no hay forma de saber dónde está la toxina. Sí lo que nosotros sugerimos es evitar polvo de tierra, lugares donde haya mucho viento o polvo, evitar estar muy cerca de colmenas porque a veces las abejas también diseminan las esporas. La miel está contraindicada, evitar endulzar los chupetes porque esa es la fuente de contagio dónde más lo hemos visto y mantener en lo posible la casa sin polvo”.

Muchos casos de botulismo infantil son difíciles de prevenir porque el C. botulinum es ubicuo, se encuentra en el suelo y la tierra pudiendo estar dentro de las casas, en pisos, alfombras y mesadas aún luego de la limpieza:

  • Se debe lavar y cocinar adecuadamente todas las verduras que sean suministradas a niños menores.
  • No proporcionar miel ni alimentos que la contengan a niños menores de 1 año de edad.
  • Tampoco debe colocarse miel en chupetes, tetinas o en el pezón antes de amamantar.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario