Aguirre: "Hay que meter y jugar mucho para salir"

El 10, que debutará ante Villa Mitre, analiza el presente albinegro.

Imposible imaginar en mayo, cuando dejaron de verse en los entrenamientos de Patagonia en la Copa Neuquén que el destino los iba a reunir cinco meses después en Cipolletti, poniendo la cara para salir de la última posición del Federal A. El Albinegro vivía un momento de ensueño eliminando a Arsenal por la Copa Argentina y el fervor del hincha lo obligaba a pelear el ascenso a la B Nacional.

Pasó el tiempo, poco en el almanaque, una vida en términos futboleros, y Diego Aguirre finalizó su vínculo de palabra con los capitalinos, salió a buscar club y Germán Alecha junto con Víctor Zwenger le abrieron las puertas de La Visera. Apostaron por el enganche de 21, pero el ticket de la jugada quedó incompleto. El jugador terminó desplazado a la Liga y creyó que su tiempo como albinegro tendría fecha de vencimiento a corto plazo.

Te puede interesar...

El primer ciclo de Cipo en la temporada terminó después de siete partidos. Como todo lo que termina repentinamente no fue bueno y Gustavo Coronel, el mismo que en mayo lo había tenido bajos sus órdenes en Patagonia, asumió su mejor reto desde que es DT.

“Cuando me enteré, pensé que las cosas podían ser distintas para mí, pero estamos en Cipolletti, en el Federal y, si no estás bien, puede dirigir tu abuela que no jugás. Pero sí que fue importante”, reconoció el 10 que debutará el domingo.

En el certamen doméstico fue adaptándose a la función de doble cinco, pero en una quincena todo cambió. “Estaba tratando de hacerlo bien, pero me costaba. Gustavo me pide lo que hice siempre, aunque estoy corriendo como loco”, soltó entre risas, terminada la práctica que lo ratifica desde el inicio.

"Estoy ansioso por jugar. Hay muchas ganas de revertir todo esto porque es muy incómodo para el club y para el plantel. Hay buena onda”."La semana pasada, cuando hicimos fútbol, noté que era tenido en cuenta. Me tocó andar bien y Gustavo creyó en mí. Hay que meter y jugar mucho”.Diego Aguirre. Mediocampista ofensivo de Cipo

Increíble pero real

Justo en el mejor momento del año, a punto de debutar en primera división, se le rompieron los botines preferidos. “Esos que tenés de toda la vida y que son tu pie”, confesó. Invirtió, pero la estética de los coloridos naranjas que intentó inyectarle al look personal le terminaron jugando una mala pasada. “Me aprietan por todos lados, tengo una bronca terrible porque me están matando. El domingo no los uso ni loco. Tengo unos más truchelis ya ablandados, así que voy con esos”, confesó con franqueza el 10 que será presentado en sociedad en un momento súper caliente de la zona 1 ante Villa Mitre el domingo a las 18.

Formado en una gran escuela

Diego Aguirre, categoría 1997, partió a Newell’s de Rosario hace siete años, luego de una prueba que la Lepra hizo en la zona para terminar de llevarse a Joaquín Torres (hoy en primera división) y lo terminó sumando.

Desde octava avanzó en una gran escuela futbolera hasta tocar la tercera. Pero al momento de cumplir 21 años, los rosarinos pasaban un mal momento económico.

Regresó a Neuquén a esperar alguna chance que le prometió un empresario. Nada sucedió y su club le abrió las puertas.

Sergio Ferragut, vicepresidente de Patagonia, lo repatrió con la promesa de que sólo sería un semestre. Palabra que se cumplió y luego permitió que llegara a Cipolletti.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario