El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
29% Hum
LMCipolletti abusador

Rehén en su propia casa: "La Policía nos encerró con el abusador y nos cagaron la vida"

Nicolás aseguró que metieron al profesor a la fuerza en su casa y que las piedras le destrozaron su hogar. "Me comí el garrón de la vida", dijo.

“Mi familia se comió el garrón de la vida”, repite una y otra vez Nicolás, luego de que este martes la Policía lo encerró en su casa con el presunto abusador del Jardín 31. “Fue un infierno. Sentí como diez años de laburo se destruyeron en una tarde”, declaró a LMNeuquén, tras explicar que el domicilio que fue epicentro de los ataques no era el del profesor sospechoso, sino que el de este vecino.

Nicolás vive con su esposa y sus dos hijos, de 2 y 4 años, además de su suegra. El martes, poco después de las 3 de la tarde, todos estaban en casa, cuando los gritos y las corridas rompieron la tranquilidad de la siesta. “Vi como se metieron a mi patio y golpearon a mi vecino, apuntado como el abusador. Lo primero y lo que siempre hice fue cuidar a mi familia”, comenzó el relato.

Te puede interesar...

Es que en la esquina de las calles Pinamar y Planas, hay dos casas. Comparten patio, pero una de paredón blanco que queda sobre Planas es la del denunciado por presunto abusos en el Jardín 31. “La otra, la de ladrillos, es mía y me la reventaron. Me arruinaron la vida”, expuso.

Si bien hasta el momento no se esclareció como se dieron los acontecimientos, Nicolás dio su versión: “A mí la Policía de Neuquén me tuvo de rehén más de cuatro horas con el abusador. Lo quise entregar, así dejaban a mi familia tranquila, pero no me dejaron”.

Así empezaban los disturbios

Según contó, tras este video, la Policía llevó al sospechoso hasta el patio de Nicolás. El jefe del operativo policial le preguntó en más de una ocasión si podía meterlo en su casa y Nicolás le dijo: “Nunca. Jamás podría poner en riesgo la vida de mi familia. Y si él entra, puede pasar cualquier cosa”.

Ante la retirada negativa del dueño de casa, “la Policía de un momento a otro, patearon la puerta y se mandó de prepo”. Y agregó: “Fue contra mi voluntad y la de mi suegra, que ella es la dueña real de la casa. Pero ellos hicieron lo que quisieron y metieron el abusador a la casa”.

SFP Destrozos en casa de Presunto abusador jardin 31 (2).JPG
La casa blanca, con las pintadas de

La casa blanca, con las pintadas de "Violín" es la casa del denunciado por abuso en el Jardín 31.

Mientras estaban en la cocina, la madre de Nicolás pasó por la zona, vio la concentración de gente y la policía en las afueras, e intentó entrar a la casa a ver qué pasaba. “En ese momento, logré darle a mis dos hijos para que se lo lleve a su casa. Así que ellos estuvieron a salvo”, contó .

Una vez que los nenes estaban seguros, la abuela regresó al domicilio para poder llevar los pañales y demás elementos, pero ya no se pudo. “Cuando intenté acercarles las cosas, me tiraron con un botellazo y casi me rompen la cara. Así que en ese momento, me di cuenta que ya nadie podía salir ni entrar. Salvo, el abusador”, relató.

ataque casa abusador jardin 31
Esta es la casa de Nicolás, apedrada.

Esta es la casa de Nicolás, apedrada.

>> Cara a cara con el presunto abusador

En medio de la “toma de rehenes” de la cual era víctima Nicolás y su familia, el hombre pidió en reiteradas oportunidades que la Policía se llevara al sospechoso. “Pero no hicieron nada”, agregó. Tras la negativa, se puso cara a cara con su vecino -el sospechoso- y le dijo: “¿Qué carajo vas a hacer? Por qué no te vas de acá. Andate, no ves que me estás arruinando a mí y a mi familia”, recordó ese diálogo que tuvo durante la tarde.

“Y el cagón no respondió nada. Entonces, intenté sacarlo por mi propia cuenta porque si tengo que elegir entre él y mi familia, siempre voy a elegir a mi familia. Y no me dejaron. La Policía me sacó y lo custodió ahí”, agregó el hombre, aún con la indignación de ser un "invitado" a una situación que nunca quiso.

En medio de esa tensión, la “lluvia de piedras no cesaba”. Tanto él como su esposa y la suegra se resguardaron en un pasillo sin ventanas para preservar su seguridad. “Y escuchábamos en el techo cómo caían una y otra vez. No paraba. Escuchábamos gritos y me puse delante de mi familia porque creí que en cualquier momento entraban y no sabía que iba a pasar. Iba a defender lo mío de cualquier forma que pudiera”, relató.

SFP Destrozos en casa de Presunto abusador jardin 31 (6).JPG
La casa de ladrillo es la de Nicolás. La blanca, que comparten un pequeño pasillo, es la del denunciado por abuso.

La casa de ladrillo es la de Nicolás. La blanca, que comparten un pequeño pasillo, es la del denunciado por abuso.

Esas cuatro horas desde los primeros gritos hasta que lo sacaron de una vez por todas, cerca de las 20, Nicolás la definió como "el infierno". “Porque una vez que lo sacaron de mi casa, que no tengo absolutamente nada que ver con ese hombre, siguieron tirando cosas, y a mí y a mi familia nos sacaron en una de esas camionetas policiales, como si fuéramos chorros. La verdad fue y es todo muy doloroso”, expuso en diálogo con LMN.

La familia de Nicolás y su familia se quedaron sin hogar. Después del día caótico que vivieron, terminaron durmiendo en la casa de un familiar.

"Mi suegra está destruida”, sostuvo el joven. Ahí ella se crio y hoy no solo “le rompieron todo, sino que dañaron su reputación”. Y puntualizó: “Quiero dejar en claro que la casa que hicieron mierda, no era la de este presunto abusador. Era la de una familia de laburantes que no tiene nada que ver en todo esto”, explicó.

ataque casa abusador jardin 31
Vecinos enfrentados a la policía que custodia el ingreso de la casa del profesor denunciado.

Vecinos enfrentados a la policía que custodia el ingreso de la casa del profesor denunciado.

En otro párrafo, apuntó contra la policía como responsable de todo lo que pasó: “No sé por qué no se lo llevaron. Por qué quisieron meterlo en mi casa y exponer a toda mi familia que no tiene nada que ver. Nos arruinaron la vida”.

El joven fue comprensivo del reclamo de los padres, “el enojo y todo”. “Pero no era con nosotros. Nosotros sabíamos que había madres y padres afuera que sabían que esa casa no era del abusador, porque habíamos hablado, pero el problema es que la policía lo metió acá. Y lo querían a él”, expuso.

Tanto él como su familia se sintieron “desamparados” por la Policía y muy perjudicados por el labor que tuvieron. “Nadie nos dio respuesta. Me quedé sin casa y con esta bronca de ligar de rebote. Me arruinaron la vida, pero bueno. Vamos a salir adelante”, concluyó.

Escrache casa profesor abusador jardin 31

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario