El clima en Cipolletti

icon
Temp
68% Hum

"No entraba en el esquema de Cipolletti"

El Monito Opazo explicó los motivos por los cuales eligió reforzar a Madryn y no al Albinegro en la pelea de la zona Sur de la división de ascenso.

Se abrió el tiempo de transferencias en el Federal A y el Monito Daniel Opazo le puso rápido final a la que se perfilaba como la novela del invierno en la Patagonia.

El delantero vendido por Cipolletti a Newell’s Old Boys de Rosario en 2018 vuelve al ascenso argentino tras un breve paso por Unión San Felipe de Chile y la semana pasada sonó con fuerza su posible regreso.

Te puede interesar...

Sin embargo, fue el propio ex Maronese quien puso rápido desenlace y se inclinó por el Deportivo Madryn, donde está el técnico Ricardo Pancaldo que lo conoce.

Ayer, en diálogo con LU5, explicó las razones que lo trajeron de nuevo al país, pero fundamentalmente lo que lo llevó a inclinarse por el equipo de Chubut, luego que Gustavo Raggio reconociera públicamente su interés.

No es la primera vez que el técnico de Cipo y el Monito Opazo no terminan de conectar. Cuando el rosarino tomó las riendas del Albinegro quiso al 9 como estandarte, pero el jugador se inclinó por el exterior. “Con Raggio no hay ningún problema, no me gustaron algunas cosas que dijo, nada más. En lo personal no quería volver a la zona y Madryn me contactó. Es una decisión personal”, explicó.

Lo que hizo el DT fue confiar que Opazo lo había llamado para jugar en Cipo, lo que reconoció el futbolista. Aunque ante la misma emisora confió que en el mismo momento en que se oficializaba la oferta de los rionegrinos también se plasmaba lo del Aurinegro. “Intentó ponerme presión para que vuelva al club, pero está todo bien. Todos saben el amor que tengo por Cipolletti”, dijo. “Hay que ser sinceros, no entraba en el esquema. No me veía jugando con Nicolás Trecco y Juan Pablo Zárate”, analizó.

Depresión y ataques de pánico

La caída de primera división al Federal A en 2020, Opazo no la vivió con naturalidad. Ayer confió que sufrió de principio de depresión y ataques de pánico en su última estadía. En todos esos sentimientos también están los argumentos por los cuales irse a vivir aún más al sur.

“Cuando bajé de primera sufrí. Dijeron que me gustaba la fiesta y era un borracho. Me dolió. Nunca nadie supo de mis problemas. Me apoyé en la familia y lo pudo sacar adelante”, concluyó con franqueza.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
22.222222222222% Me gusta
11.111111111111% Me da igual
11.111111111111% Me aburre
55.555555555556% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario