Les dieron casas nuevas a los vecinos de la Ruta 22

Son para dos familias que se tuvieron que mudar por la nueva Ruta 22.

Después de seis años de tensión y espera, las dos familias que debían abandonar sus viviendas por la ampliación de la Ruta 22 podrán por fin dejar sus actuales hogares para trasladarse a otro lugar de Cipolletti donde podrán rehacer sus vidas. A través de gestiones del Municipio ante el gobierno nacional, consiguieron que se les levanten sendas casas prefabricadas en terrenos que ya les había otorgado la comuna.

Los transportes con los materiales e infraestructura para sus nuevas residencias llegaron ayer y los operarios a cargo del ensamblado se pusieron de inmediato a acondicionar el suelo y efectuar todos los preparativos para que la edificación se concluya en el menor tiempo posible. Se menciona que en no más de diez días estaría todo listo y en condiciones para que se puedan mudar sus moradores.

Los terrenos donde tendrán sus nuevos hogares están ubicados en calle Antártida Argentina al 1800, esto es, justo en el ángulo en que la Circunvalación pasa de llamarse Presidente Illia a denominarse Presidente Perón, frente al extremo este del barrio Anai Mapu.

La novedad de las viviendas vino a terminar de alegrar a las familias Carrera y Burgos ya que habían tenido otro alivio días atrás cuando la Justicia Federal comunicó a uno de los grupos familiares que dejaba sin efecto el pedido de desalojo que se les había dictado el año pasado.

La drástica medida había sido solicitada por Vialidad Nacional y había sido confirmada por el juez federal Hugo Horacio Greca. Sin embargo, la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca rechazó la decisión y ya le dio aviso del nuevo fallo a la familia Burgos. Ahora, con el cambio de situación, posiblemente la causa se declare abstracta y se cierre porque los involucrados se van a mudar.

El calvario de los vecinos del barrio Tres Luces comenzó el 12 de abril de 2012 cuando por primera vez se los intimó a abandonar sus casas por las obras de la Ruta 22. A partir de entonces, vinieron diversos planteos administrativos y judiciales para que se les respetaran sus derechos puesto que hacía varios años que habitaban en el lugar y con gran esfuerzo habían levantado viviendas de material y bien hechas. Por eso, reclamaron que, para irse, se les debía asegurar sin cargo casas nuevas en otra parte. El sacrificio que habían hecho al levantar su techo propio no podía quedar en nada.

Ayer, Valeria Fernández, integrante de una de las familias, destacó como un “logro” el poder tener un nuevo hogar y dijo que se trasladarán apenas terminen de desarmar sus viviendas junto a la Ruta. Agradeció en especial al legislador Elbi Cides, al intendente Aníbal Tortoriello, al diputado Sergio Wisky y a los Defensores de Menores de la Justicia Federal por el apoyo que les brindaron.

72 metros cuadrados tendrán las casas prefabricadas.

Las viviendas que suministró el gobierno nacional a las dos familias de Tres Luces cuentan con cuatro habitaciones, cocina-comedor y baño. En pocos días más estarán terminadas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario